Cómo arreglar una arista o esquina de una pared

La vivienda, y sus paredes, están continuamente expuestas a golpes y deterioros diversos causados por el uso diario. Una de las zonas que suelen dañarse con más facilidad, precisamente debido a ese efecto de paso y de uno son las aristas de las paredes. Quizá por mover un mueble de una habitación o por el paso continuo, es fácil que las aristas de las paredes se descascarillen provocando, en la mayoría de los casos, imágenes poco estéticas y feas para el conjunto de la casa que, con unos simples arreglos, se verá renovada y como si acabara de estrenarse.

Reconstrucción de una arista o esquina de una pared 

Mantener en buenas condiciones una casa en medio del caos de la vida diaria, puede ser un desafío. Incluso la familia más cuidadosa de vez en cuando tiene accidentes donde los muros salen perdiendo debido a desconchones y hundimientos en el yeso.

Las esquinas y los bordes parecen tener la mayoría de los daños y es justo en estos sitios donde hasta la más mínima abolladura resulta ser especialmente notoria. Afortunadamente, no es difícil reparar las desportilladuras de yeso, ni tampoco llenar los huecos de la pared. Un buen manitas siempre puede realizar un arreglo de la pared, una reconstrucción de la esquina que se ha desprendido. Tendrás tu pared como nueva en cuestión de minutos.

Pasos a seguir para arreglar una arista o esquina de una pared

  1. Agrandar la superficie afectada rascando parte del enlucido hasta llegar al fondo de la pared.
  2. Clavar en la pared un listón de madera a lo largo del borde de uno de lo lados, para señalar de esta forma la línea de la arista.
  3. Preparar un mortero de cemento y rellenar el hueco, tapando todo desde los bordes hasta el listón.
  4. Alisar el cemento restante y eliminar con un tablón de madera.
  5. Una vez que ha pasado un par de días desde la última operación, cuando el cemento ya haya fraguado, retirar el listón y proceder a clavar en el borde opuesto realizando la misma operación que la descrita anteriormente, pero al lado opuesto.
  6. Cubrir el hueco de ese otro lado con cemento hasta alcanzar el listón de madera, y realizar un primer alisado de la zona con una paleta.
  7. Alisar cuidadosamente el cemento del conjunto, sin apretar demasiado con la ayuda de una llana.
  8. Cuando el cemento esté casi duro, mojar un papel de lija de grano grueso y proceder a lijar la superficie tratada.
  9. Una vez que la zona esté completamente seca y lijada, sin protuberancias ni imperfecciones, pintar para que la intervención no se note. Si la pintura esta vieja, es posible que haya que pintar una zona muy amplia e incluso, toda la habitación, para que no se note el cambio de color de la pintura.

Si tienes alguna duda, pregúntame y responderé lo antes posible.
“Porque todo esta en tus manos”

Ver también: Cómo reparar un techo de cartón yeso