Hoteles de Diseño 01: Antídoto Rooms - Interiorismo ​ ​

Hoteles de Diseño 01: Antídoto Rooms

Cómo agosto es el mes de las vacaciones por excelencia, se me ha ocurrido hablaros de nuestros “mini” hogares durante las vacaciones ;), los hoteles. Si sois un poco apasionados del diseño, o si os gustan los sitios cuidados y con identidad, estos pueden ser vuestros próximos destinos, iré comentando hoteles en los que he estado, para poder dar una opinión fiable, ya que he tenido alguna experiencia no muy agradable, en la que las fotos no se corresponden con la realidad (una pena).

En esta ocasión no os pasará, os hablo de Antídoto Rooms en Toledo, comentaros que ya había estado anteriormente y fue un chasco el hotel en el que estuvimos, asique en esta ocasión busque algo  BBB (bueno, bonito y barato), y todo lo cumplía este coqueto hotel.

El hotel está situado en el centro de Toledo, y es una intervención muy interesante y cuidada en una casa antigua del s.

XVI, una pasada, con un patio central que invade de luz la escalera de acceso a las habitaciones, una escalera con balaustrada de madera y pasarelas de vidrio, que deja pasar la luz y crea diferentes filtros y te hace transportarte a medio camino entre la modernidad y lo tradicional.

Nada más pasar el gran portón de madera, se percibe que es un sitio especial, muy cuidado, en el que han sabido conservar restos de muros antiguos, desde mampostería romana, pasando por muros islámicos del s.VIII y respetando la estructura del edificio del s.XVI, una maravilla de historia que enlazan a la perfección con obras y diseño contemporáneo

En cuanto a las habitaciones, he de decir que son espacios muy acogedores, aunque sean minimalistas, habitaciones pintadas en blanco, lo que genera una sensación de amplitud y con una ventana o dos, la luz inunda el espacio, sábanas blanco nieve en las que apetece tirarse nada más llegar, el lavabo y la ducha están integrados de una forma perfecta en la habitación, en nuestro caso la Nº07, están situados bajo unas vigas y pilares de madera restaurados que lo encuadraban, la ducha tenía un diseño natural muy conseguido, con piedras blancas pulidas con un tacto suave y una integración de 10, por supuesto, el inodoro a parte y con una puerta de vidrio con texto en un vinilo al ácido para dar intimidad.

 

En el mobiliario predomina el blanco, con pequeños contrastes en color caoba, en el cabecero y en la mesa auxiliar, donde se encuentra una cafetera nespresso con cápsulas, crema y agua, todo gratis y muy de agradecer. La mayoría es de diseño, sillas de los eames, lámparas de Lzf-lamps (que aportaban el toque de color -naranja-), y cómo complemento mi ¡¡adorada mecedora de los eames!! Sólo con eso a mi ya me ganaron ;P. La decoración se compone del mobiliario y la rehabilitación, en los espacios comunes hay alguna obra colgada, pero en las habitaciones (por lo menos cuando yo estuve) no, y en mi opinión no les hacía falta ya que el espacio y el mobiliario era suficiente.

El resto de habitaciones siguen la misma línea de diseño, pero aportan contraste con colores vibrantes en las vigas, techos y en las zonas de ducha, igualmente me parecen preciosas y no me importaría conocerlas una a una!! jajajajaja. Me encanta cuando cada habitación tiene algo diferente o “especial”, porque demuestra que se pretenden generar sensaciones acorde a los espacios y eso para mí es lo más importante del diseño interior.

Por último comentaros que el trato fue genial, y eso también te hace encontrarte agusto en un espacio. No dejéis de visitar Toledo, tiene una gran cantidad de cosas que ver, una deliciosa gastronomía y con hoteles cómo éste estaréis encantados de hacer unas minivacaciones allí, os lo aseguro!!

PD: Acaban de abrir junto al hotel, un mercado precioso, al que, en cuanto tenga ocasión iré sin falta!! Prometo hablados de él!!

¡¡Que disfrutéis de las vacaciones!! y sino…siempre podemos “soñar” con ellas durante un ratito, que tampoco está mal ;).

Muaaaaka!!