Los Últimos Cuartetos de Beethoven – numero 1

Escribiendo poco más de un año después de la muerte de Beethoven, Friedrich Rochitz, comento sobre la confusión que la gente solía sentir cuando escuchaba los últimos cuartetos de Beethoven por primera vez. Después de haber escuchar varios de ellos también por primera vez comprendo como se sentían. Rochitz juzgo sobre los cuartetos y los llamo introspectivos con combinaciones desconectados y dijo que era casi imposible distinguir las melodías. No estoy de acuerdo con esto pero si es verdad que cuesta mucho escucharlos especialmente si no eres un experto de la música.

El cuarteto numero 1 parece que tiene una vida propia. Contiene varios movimientos y si se incluyen los seis segmentos del cuarto movimiento contiene hasta doce movimientos. Y son tan variados – por eso recibe la critica de que están desconectados. Por ejemplo después del cuarto movimiento con su seriedad viene el quinto que es encantador al estilo de Mozart seguido por el adagio poco elegante y el allegro. Algunos leyendo esto pueden estar sorprendidos pero la verdad es que es una obra extraordinaria.

Creo que Rochitz quería ser positivo sobre los últimos cuartetos de Beethoven no como muchos otros críticos del siglo XIX – particularmente sobre el cuarteto Grosse Fugue (opus 133). Daniel Gregory Mason lo llamo repelente y el compositor Louis Spohr dijo que era indescifrable y un horror. Sin embargo las opiniones sobre la obra han mejorado considerablemente desde los principios del siglo XX. Escribiré mas sobre esto en otro momento – lo he escuchado una vez pero una vez no es suficiente – esta obra requiere mucha concentración.

La opinión musical es ahora mucho mas positiva sobre estas últimas obras de Beethoven. John Amis escribe en su blog – ‘Recientemente pase una semana escuchando a los últimos cinco cuartetos de Beethoven. Fue transportado a otro lugar y me sentía en contacto con otro mundo. Aquellos cuartetos no son fáciles de escuchar o necesariamente la música más bonita jamás – aunque contienen belleza – pero tienen que ser la música más significativa y provocativa que existe. Los pensamientos son como los humores, conscientes de formas y patrones que son totalmente satisfactorios, con reacciones sujetivos quizás pero también provoca sentimientos de espiritualidad. En contraste con muchos de sus sinfonías, conciertos y oberturas los cuartetos cuentan algo sobre la alma de Beethoven a menudo turbulenta’.

Mi viaje continua – no como Amis durante una semana quizás, pero si para muchas horas.

B.R.