Fin de los Proms 2013

Un año más, los Proms han llegado a su fin.

Ha sido una extraordinaria temporada, que se terminó la semana pasada con el entusiasmo habitual. El gran innovador Henry Wood, fundador de los Proms, podría haber encontrado irreconocible el programa de este año, el 118º de su sucesión. En aquel entonces, por ejemplo, él y la Queen’s Hall Orchestra fueron los responsables de todos los conciertos. Sin embargo, este año ha habido treinta y ocho orquestas y cincuenta y dos directores. Durante la primera semana, el talentoso Daniel Baranboim dirigió las cuatro óperas del ciclo del Anillo de Wagner. Sólo así.

Salari Oramo celebró su nuevo nombramiento al frente de la Orquesta Sinfónica de la BBC con una maravillosa interpretación de la Sinfonía del Mar de Vaughan Williams. Entre una galaxia de conductores, Valery Gergiev, Charles Dutoit, Elsa-Pekka Salonen y las orquestas asociadas a ellos interpretaron conciertos memorables. Sin embargo, de todos los directores, sólo cinco eran mujeres.

Vassily Petrenko fue noticia, no tanto por su interpretación, sino por un comentario fuera de lugar que, posteriormente, al reflexionar, debe haber lamentado. Las directoras, dijo, son una distracción. “Una chica bonita en un escenario hace que los músicos piensen en otras cosas” (Fiona Maddocks, crítica musical de The Guardian, comentó que en lo que se refiere a ser atractivo en el escenario, el propio joven Petrenko podría ser una distracción).

La escasez de mujeres -bonitas o no- se convirtió en un tema central cuando la brillante Marin Alsop (que ya había dirigido la Orquesta y el Coro de la Época de la Ilustración) dirigió la última noche de los Proms. Se había hablado mucho -y hecho mucha publicidad- sobre el hecho de que fuese la primera mujer en dirigir la última noche. Ahora a cargo de las orquestas de San Paulo y Baltimore y consagrada como antigua directora principal de la Sinfónica de Bournemouth, en su discurso de clausura se refirió brevemente a Petrenko y lamentó la falta de mujeres. Es hora de que deje de haber “primeras veces”, dijo, recibiendo el aplauso del público (que se comportó mucho mejor que otros años).

Todo un reto para los Proms del próximo año. Ya veremos. B.R.