Conciertos para piano ad infinitum

El sello discográfico Hyperion fue fundado por Ted y Doreen Perry en 1980, y su hijo Simon, su actual director, mantiene la tradición. Es una empresa con una misión: la grabación de obras raramente escuchadas de compositores poco conocidos u olvidados.

Desde el principio, dicen, siempre han tratado de crear un ambiente en el que la inspiración pueda florecer; las obras desconocidas se ensayan debidamente, con los mejores productores e ingenieros en los mejores sitios y, sobre todo, trabajando con orquestas, directores y pianistas cualificados que están totalmente comprometidos con sus proyectos. En mi opinión, lo más destacable es su serie de conciertos románticos para piano.

‘Hace unos años, se hizo evidente que podríamos alcanzar el “mágico” volumen cincuenta y por un momento, pareció que podría ser el punto adecuado para hacer un alto. Ahora estamos ahí y la grabación de los siguientes siete volúmenes ya está planificada. ¿Otros cincuenta? ¡Quién sabe! Pronto estará disponible el sexagésimo volumen, en lo que la compañía admite que es una serie ‘implacable’. ¡Más de un centenar de conciertos para piano!

Al mirar la lista completa, está llena de nombres desconocidos, al menos para mí. Como Cédric Tiberghien, que será uno de los compositores que aparecerán en el sexagésimo disco, y otros como Sergei Bortkiewicz, Alexandar Goedicke, Alexander Dreyschock, Jose Vianna Da Motta o Henyk Melcer Szczawinski.

Si hubiera tenido el dinero, el tiempo y el espacio… Habría coleccionado todas estas actuaciones notables de personas a menudo famosas en su tiempo y que tuvieron una vida profesional y personal llena de acontecimientos destacados; algunos de sus trabajos ahora cobran vida de nuevo en excelentes actuaciones dedicadas, con grabaciones de alta calidad.

¡Sólo tengo dos de los volúmenes! El nº 2: conciertos de Nicholas Medtner, uno de mis favoritos desde hace tiempo; y el nº 11: con conciertos de Franz Xavver Scharwenka y Emil von Sauer, que he estado escuchando mucho últimamente. A los puristas, este ejercicio les puede parecer irreal; el concierto para piano convirtiéndose en un espectáculo competitivo, “cualquier cosa que haya hecho el último, yo puedo hacerlo mejor”.

Pero esta lucha entre piano y orquesta es uno de los placeres de la música clásica, anticipado tal vez por el segundo movimiento del 4º Concierto para piano de Beethoven, mientras el piano domestica lentamente a la orquesta, y si algunos de ellos apenas coinciden con Ludwig Van, muchos no pretenden hacerlo. Sin duda, muchos de ellos están allí por placer y admiración. ¡Que la serie continúe por mucho tiempo!

B.R.

< Cerrar

Habla con Lola