Compositores de ópera de Alemania

La vida pintoresca del compositor alemán de ópera Christoph Willibald Gluck transcurrió a lo largo del siglo XVIII. Junto con el poeta Calzabigi, logró hacer avanzar a la ópera, que paso de ser un simple escenario desde donde los cantantes mostrasen sus habilidades, a convertirse en una forma de arte donde el drama y la historia asumieron una importancia de primer grado. A pesar de que estos cambios nos puedan parecer modestos ahora (asistí a una actuación de ‘Iphigenie en Aulide’ de Opera North hace unos años y a pesar de estar impresionado no fue una experiencia emocional para mi), en su día causaron enfados, peleas e incluso duelos entre sus seguidores y detractores, a veces con consecuencias mortales.

Joseph Haydn compuso muchas óperas, de los cuales no se escuchan mucho hoy en día, habiendo sido en gran parte eclipsadas por las de su alumno Mozart cuyas óperas, a pesar de pertenecer indudablemente a su época, introdujeran una nueva profundidad al género y otorgaron una nueva importancia al papel de la orquesta. Se dice de Mozart que toda su música está escritá para cantarla, y sin duda la belleza lírica de muchos de sus trabajos parece pertenecer a la voz. Nada sería otra vez igual después de ‘Don Giovanni’ con su potente mezcla de humor y oscuridad.

La única ópera de Beethoven, ‘Fidelio’, fue sujeta a muchas revisiones; las cuatro oberturas son un símbolo de su comprimiso y también de su deseo de conseguir el resultado que realmente buscaba. La primera actuación en 1805 fue un desastre y no fue aplaudida hasta ocho años mas tarde en la versión final. La obra supone una súplica en favor de la piedad y justicia y es un trabajo profundamente conmovedor que hoy en día forma parte del repertorio básico de todos los teatros de ópera y de la que se han realizado diversas grabaciones.

Carl Maria Weber (1786-1826) está considerado como otro libertador de la Ópera y demostró a través de sus obras que se podía adaptar las melodías folklóricas para la ópera (una reciente producción del Teatro de Ópera de Covent Garden de ‘Euryanthe’ fue dirigida por el brillante maestro Mark Elder). La nueva manera flexible y romántica en la que Weber utilizaba la orquesta influyó a otros compositores como Chopin, Liszt, Berlioz y Debussy. Este último dijó que la música de Weber sonaba como si el compostitor alemán hubiese estudiado el alma de cada instrumento. Después de una actuación de Oberon’ en Londres, Weber murió de tuberculosis enfermedad contra la cual llevaba luchando durante mucho tiempo. Richard Wagner, de quien voy a escribir en mi próximo articulo, un amigo y seguidor de Weber, organizó el traslado del ataúd de Londres a Desdén donde él mismo fue quien dió la oración funeraria.B.R.