Beethoven

Ludwig van Beethoven(1770-1827) es el compositor clásico fundamental – todo conduce hacia él y todo que viene después vuelve hacia él. Su influencia ha sido una inspiración desde entonces. Haydyn fue su profesor y Mozart su modelo pero Beethoven, el Maestro, fue único. Su vida tempestuoso y su lucha terrible contra la sordera que le dejó brevemente suicida, su mal humor, sus problemas financieros, su relación posesiva con su sobrino para compensar los hijos que nunca tuvo, sus relaciones amorosas fracasadas, todo contribuyó a crear su energía creativa.

Hay muchas ‘formas’ en sus trabajos pero lo llevo al límite. Por ejemplo, en el triunfo de la novena sinfonía, ensaya los temas de los los tres movimientos anteriores al principio del cuarto antes de desecharlos e introducir el punto culminante coral del Himno a la Alegría – y entonces ya era completamente sordo. Fue el ultimo de los clasicistas y le primer modernista, dedico su vida a la música como nadie había hecho hasta entonces.

El tercer canal de la BBC dedico una semana entera a su música el verano pasado. No podías evitarla. Sinfonías y canciones, sonatas y cuartetos, su opera Fidelio y las cuatro oberturas que resultaron, los cinco conciertos de piano y violín y los triples conciertos, todo que se podría encontrar de su música (de lo cual Beethoven quizás hubiera preferido que lo olvidemos ó que le perdonamos) fue emitido. Ningún otro compositor podría haber sido tan homenajeado y el consenso fue que había sido una presentación alucinante del genio de un hombre.

Con el paso de los años encuentro una agresión latente en mucho de su música lo cual me perturba – su lucha para el amor y la paz a menudo dolorosamente obvio. Ayer estuve en un concierto de la orquestra Filarmonica de Londres bajo su director principal, Christoph von Dohnanyi. Fue una actuación magnífica del tercer concierto de piano (el pianista Till Fellner – su interpretación exquisita correspondio perfectamente con la pasión de la orquestra). Después siguió la sexta sinfonía el ‘Pastoral’ con mucho amor y paz – ¡y una tormenta! Me hizo recordar una vez más el ingenio increíble de Beethoven.

B.R.

14 Respuestas

  1. Anónimo 13 años ago
  2. Noelia 13 años ago
  3. Anónimo 12 años ago
  4. Anónimo 12 años ago
  5. Anónimo 12 años ago
  6. Anónimo 12 años ago
  7. Euroresidentes 12 años ago
  8. Anónimo 11 años ago
  9. Anónimo 11 años ago
  10. Anónimo 11 años ago

Añadir Comentario