Políticos: ¿autenticidad o postureo? (a propósito de las elecciones en España)

¿A quién votamos a un futuro Presidente real o a un Presidente artificial producto de las decenas de asesores de imagen que hay detrás?

Un político o Presidente ¿es un líder natural, alguien con una personalidad innata, o es un producto que se fabrica por el establishment del partido y de los profesionales de la imagen que les prestan sus servicios?

Pedro Sanchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Soraya Sáenz

Churchill, Roosevelt, Gandhi, Nelson Mandela, Olof Palme, Margaret Thatcher ¿necesitaban asesores de imagen? ¿Los ciudadanos votan autenticidad, liderazgo o productos mediáticos artificialmente fabricados?

Vean este vídeo sobre el “debate decisivo” (lo seguimos comentando más abajo)

Nuestro financiero optimista nos ha ayudado a plantear el problema: ¿los políticos actuales se dejan aconsejar en exceso, hasta el punto de anular su autenticidad, incluso su personalidad?


Análisis de los cuatro políticos participantes en el debate televisivo


Es interesante analizar a fondo lo que ocurrió en el llamado “debate decisivo” en TV (La Sexta y Antena 3) que reunió a los cuatro grandes partidos de cara a las elecciones generales en España en 20-D, tres de los candidatos a la Presidencia del Gobierno (Pedro Sánchez, PSOE; Pablo Iglesias, Podemos; y Albert Rivera, Ciudadanos), y por el PP, la actual Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría sustituyendo a Mariano Rajoy que optó por no someterse al debate. Vamos a ello.

Antes que nada, el formato era novedoso: los cuatro candidatos de píe, sin atril, sin protección expuestos al público, delante de las cámaras debían “dar la cara”…

Pablo Iglesias

Todas las opiniones lo dan como ganador del debate, pese a que su partido, Podemos, llevaba una tendencia negativa en los últimos meses atenazado por propuestas populistas y radicales que para una gran parte de electorado español carecen de viabilidad.

Pablo Iglesias fue el más natural, y aunque metió la pata al referirse a una empresa superconocida como Price WaterHouse Cooper; o su patinazo con el 4-D andaluz; o la falta de estética del sudor en las axilas de su camisa… el público percibió más su soltura, capacidad de improvisar y estar centrado en los temas del debate de forma natural.

Conclusión: tuvo menos “asesores de imagen” o no les hizo caso, intento ser él, aprovechar su experiencia como profesor y como participante en asambleas 15-M, en la universidad, debates abiertos… Le bastó un bolígrafo.

Soraya Saenz de Santamaría


Aunque es previsible que sus asesores le dijeran que fuera prudente y que iba a ser el objeto de las críticas de los tres adversarios, el hecho es que fue la que más habló (un  indicador de que finalmente ella fue abriéndose paso). Los expertos y las encuestas dicen que ella fue la segunda en el ranking de ganadores del debate.

En todo caso, Soraya estuvo muy por debajo de sus posibilidades. Se podría decir que como pasa en los grandes partidos los muchos asesores hicieron mella. Probablemente la amedrentaron en exceso con lo que no podría decir o con mensajes que debía introducir vinieran o no a cuento.

Conclusión: “el maquillaje” y el peso del “partido” no dejo ver a la política real. Venció e hizo un gran papel a su partido, pero no convenció. Perdió la oportunidad de postularse ante el país y su propio partido como una candidata futura a la Presidencia del Gobierno español.

Albert Rivera

A priori iba como el ganador potencial del debate televisivo. Había salido victorioso en su mano a mano con Pablo Iglesias y en otras confrontaciones, Ganador de un concurso nacional de debates. Su programa, la ausencia de pasado y un ganador al alza en las encuestas. Todo a favor. Sin embargo, del debate salió como uno de los perdedores más claros.

En ningún momento fue él. Parecía preso de las consignas de asesores de imagen y otros asesores políticos. Nervioso e incómodo, cogía papeles, se cruzaba de brazos, rectificaba enseguida, no sabía dónde poner las manos, cuando hablaba miraba a los cuatro convulsivamente, estaba más pendiente de sacar el cartelito del paro viniese o no a cuento… Se notaba que los asesores se habían apoderado de él y lo habían secuestrado. El Albert Rivera que todos conocemos no apareció durante todo el debate. Quizás tuvo que hacer lo que hizo Fraga aquella vez que… (ver vídeo ):

Conclusión: si a Albert Rivera le hubieran dejado ser el político que lleva dentro quizás hubiera sido el ganador del debate.

Pedro Sánchez


Según las encuestas y expertos fue el gran perdedor. No fue él. Su postura rígida, su sonrisa forzada. Soltaba mensajes vinieran o no a cuento y que sonaban a consignas de partido. Pesaba la herencia del Partido, los tópicos manidos “ciudadanos -ciudadanas”. El peso a sus espaldas de un bipartidismo perdido. No tuvo altura para ignorar a los otros dos y centrarse en Soraya, aludiendo al gran ausente, sin aludirlo, reivindicando la falta de valor de Rajoy.

Conclusión: Quizás los asesores pusieron mucho énfasis -demasiado- en que su imagen ya generaría votos. Pedro Sánchez que no es el PSOE el que le puede ayudar a él, sino que hace falta un líder, un auténtico líder para recuperar el bipartidismo perdido.

En que fallaron los cuatro (tres candidatos y Vicepresidenta)

1. Fueron candidatos, no líderes, ninguno se visualizó así mismo como el Presidente que necesita un país como España.

2. No defendieron con racionalidad las ideas de sus respectivos programas. No hubo debate, hubo mensajes (de asesores). Y nunca estuvieron en ningún tema a la altura de Estadista.

3. No hubo palabras sentidas sobre el paro, la crisis, la corrupción, prevalecieron los mensajes, las armas arrojadizas, el postureo… Todo descafeinado.

3. Ninguno intento ilusionar al país con esperanza, objetivos, con programas que funcionan en otros países, nadie mencionó el poder de los sectores de futuro, de la tecnología, de la esperanza de hacer un mundo apasionante para los jóvenes.

4. Ninguno impregno al electorado la pasión por servir al país, el sentimiento de hacer un país con futuro, un país mejor.

5. Se miraban entre ellos, nadie supo hablar al corazón del país.

¿Estás de acuerdo?

Si quieres ver el debate pincha esta imagen e irás al vídeo de Atresmedia:

Acceso al Video del Debate Decisivo de Atresmedia

Añadir Comentario