Las Olimpiadas y el dopaje

Me dopaba por el afán de ganar a cualquier precio

– Lance Armstrong

Fuente: dailymail.co.uk

Fuente: dailymail.co.uk

Aunque la mayoría de las personas crea que el uso de sustancias ilegales con el objetivo de incrementar y mejorar el rendimiento deportivo está relacionado con ser demasiado competitivo, inconformista y tenaz, la realidad es que  dicho consumo  está proporcionalmente relacionado con la presión que la sociedad exige a los deportistas en cuanto a conseguir marcas y logros inhumanos.

Esa es la realidad. Cada olimpiada les exigimos a los atletas superar las marcas impuestas por sus antecesores y dar un mayor espectáculo. En definitiva, queremos que corran más y más rápido. Pero debemos darnos cuenta de que hay cosas imposibles que no se pueden conseguir, o que están al alcance de muy pocos, de los elegidos. 

Se creía imposible ganar 22 medallas en los juegos, pues Phelps lo consiguió. Nadie pensaba que se podía revalidar el título en las tres de la velocidad (100m, 200m y 4x100m) y Bolt lo hizo. El problema es el querer mantenerse a ese nivel de competición, que a la larga es imposible pero lo intentan por diferentes medios. Pero a su vez existe un peligro para los que se encuentran detrás de estos dioses del deporte, los que anhelan alcanzar lo inalcanzable limpiamente.

Sin embargo, esto no es excusa para hacer trampas en un competición, se trate o no de las olimpiadas o unos mundiales. Ya que independientemente de cual sea la campeonato o prueba, el dopaje acaba con la esencia del deporte y con la pureza de la competición. 

Historia del dopaje

El uso de sustancias para aumentar el rendimiento se remonta a la antigua Grecia, a la cuna de los Juegos Olímpicos. 

juegos-olimpicos-grecia

En esta época se obligaba a los participantes a competir desnudos, entre muchas otras razones, para asegurarse de que no usaban ningún utensilio que pudiera darles ventaja frente al resto. Las otras razones eran para apreciar la belleza de los cuerpos y para controlar que las mujeres no participasen.

Además, existen vestigios de que los druidas (los médicos de la época) realizaban pócimas “mágicas” con el fin de aumentar la fuerza y la resistencia de los deportistas.

Hoy día, la ciencia ha hecho del dopaje una técnica muy depurada donde desgraciadamente la industria se encuentra siempre por delante de los comités y las agencias antidopaje.

Escándalos olímpicos

Por desgracia, en las olimpiadas siempre ha estado presente la figura de esta actividad tan repugnante como es el doping. Repasamos los casos más famosos y controvertidos de todos los tiempos.

1. Lance Armstrong

Sin duda uno de los escándalos de dopaje más mediáticos de todos los tiempos. Después de la confesión en el programa de Oprah Winfrey, el Comité Olímpico Internacional (COI) despojó a Lance de su medalla de bronce obtenida en Sidney 2000.

Fuente: huffingtonpost.es

Fuente: huffingtonpost.es

No obstante, la sanción no se limitó a los galardones logrados en los Juegos Olímpicos. El ciclista perdió todos los títulos que defendía desde 1998, incluidos las 7 victorias en el Tour de Francia.

2. Florence Griffith Joyner

Aunque por una parte no se merezca estar en esta lista, ya que nunca dió positivo en un control, su anormal forma física demasiado musculada y su repentina y prematura retirada de la competición profesional cuando se encontraba en su mejor momento dieron mucho de que hablar.

Fuente: quotesgram.com

Fuente: quotesgram.com

Por no hablar de que a los 38 años de edad murió por una apoplejía cerebral y no se pudo esclarecer del todo la causa.

A esta increíble atleta siempre se le recordará por sus marcas extraterrestres (aún imbatidas 28 años después) y por su extravagante estilismo en la pista

3. Ben Johnson

El caso del famoso sprinter canadiense fue uno de los más sonoros de la historia, pues el positivo de Johnson se conoció 48 horas después de que éste ganase la “carrera del siglo” contra Carl Lewis (el conocido como hijo del viento).

Le arrebataron por tanto el título de campeón olímpico y el récord obtenido en la prueba. Pasó a ser leyenda negra de las olimpiadas. 

4. USA Team

Situándonos en las olimpiadas del siglo XXI, en el equipo de atletismo de EEUU nos encontramos con tres grandes, pero a su vez tres velocistas norteamericanos que fueron sancionados por dopaje.

Fuente: insidethegames.biz

Fuente: insidethegames.biz

Estamos hablando de nombres tales como Justin Gatlin, Lashawn Merritt y Tyson Gay. Lo asombroso de todo es que estos sprinters ya veteranos están logrando sus mejores marcas después de los años de inhabilitación, algo verdaderamente sorprendente. 

Justin Gatlin tuvo la mayor sanción de todas, una inhabilitación en competición de 4 años (2006-2010). Aunque se ha redimido de esa carga y culpa, los fans nunca le han perdona el que se dopara.

El cuatrocentista Merritt fue inhabilitado por 21 meses entre 2010 y 2011. Argumentó que el positivo se debía a un medicamento que tomaba para aumentar el tamaño de su miembro viril. 

Por último se encuentra Tyson Gay, para el que estos juegos de Río también serán los últimos de su carrera. El conocido atleta estadounidense estuvo sancionado por un año por haber dado positivo en los controles de Londres 2012. Se vió obligado a devolver la medalla de plata que consiguió con su país en el relevo de 4×100.

5. Asafa Powell

Otro atleta que junto con los de USA Team ha marcado una época dorada de la velocidad, también se ha visto envuelto en un escándalo de dopaje. Aunque solamente estuvo sancionado por un año y la sustancia encontrada en su organismo fuera legal años atrás, su nombre ya ha sido salpicado por la lacra del doping.

6. Marion Jones

Se trata de la atleta que durante años fue el referente a seguir del deporte femenino. Aunque las agencias antidopaje la considerasen sospechosa de dopaje desde sus inicios, no fue hasta el año 2007 cuando se pudo demostrar. Finalmente fue declarada culpable por doparse en las olimpiadas de Sidney 2000. 

Fuente: bossip.com

Fuente: bossip.com

Además, la atleta fue sentenciada a 6 meses de prisión por declararse culpable del escándalo de dopaje y por haber mentido en una declaración jurada sobre un caso de fraude y lavado de dinero en el que estaba implicado su expareja, el también atleta Tim Montgomery. 

7. Dwain Chambers

 Chambers pasó de ser el mejor velocista británico a un tramposo y vergüenza nacional. Era el favorito para ganar el oro en la prueba de los 100 metros lisos en Atenas 2004 (cuando todavía no existía la hegemonía del jamaicano), cuando un control pre-olímpico truncó todas las esperanzas de Gran Bretaña. 

Después de la sanción impuesta por la Federación de Gran Bretaña continuó compitiendo, esta vez centrándose más en las pruebas de indoor (pista cubierta) como son los 60 metros lisos. En esta prueba aún mantiene su récord europeo con un crono de 6,42 segundos.

Rusia y los juegos de Río 2016

El tema sobre el dopaje es sin duda un debate que está más presente que nunca en unas olimpiadas. Todo ello se debe a la suspensión de todo el equipo de atletismo ruso que ha impuesto el COI. 

La decisión de este órgano junto con la del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) y la IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo) se debe a la acusación de la Agencia Mundial Antidopaje a Rusia por dopaje de Estado

De todos modos, no vamos a entrar en esa pelea de gallos. La verdadera polémica llega cuando el Comité Olímpico Internacional anunció que “tampoco podrá tomar parte en los juegos ningún deportista ruso que tenga antecedentes por dopaje”.

¿Por qué aplicar esta decisión solo a los rusos?  El problema es que hay atletas olímpicos pertenecientes a otros países, los cuales han dado positivo en controles anteriores y han estado sancionados, a los que no se les ha negado la participación en los juegos de Río.

Entre estos deportistas nos encontramos con algunos mencionados anteriormente como los atletas Lashawn Merritt, Tyson Gay, Asafa Powell y Justin Gatlin. Además de dos velocistas jamaicanos más, Yohan Blake y Shelly-Ann Fraser.

Aunque la lista no acaba ahí. Existen ciclistas con historial de dopaje (Alejandro Valverde), tenistas (Marin Cilic y Martina Hingis), nadadores (los chinos Ning Zentao y Sun Yang entre otros) e incluso un esgrimista (el italiano Andrea Baldini).

En definitiva, aquí no estamos discutiendo si Rusia creó o no un programa de dopaje financiado por el gobierno ni vamos a decidir quienes acuden y quienes no a las olimpiadas, pero es de sentido común que se apliquen las leyes y las decisiones de igual manera a todos los deportistas y se dejen los temas políticos e intereses a un lado, que esto es deporte.

 Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario