¿Cuánto gana un atleta olímpico?

Los atletas olímpicos tienen ante todo talento, pero ese talento es totalmente superfluo si no se combina con trabajo, esfuerzo y sacrificio.

atleta

Emplean sus vidas a un objetivo, una meta, llegar a los juegos olímpicos. Han oído bien, “llegar”, pues no todos tienen el privilegio o la gran suerte de asistir a la gran cita olímpica, y mucho menos conseguir una medalla.

En general, los atletas olímpicos emplean una media de 8 horas diarias de entrenamiento, ejercicios y cuidados cada día de la semana los 365 días del año. Se trata de un trabajo a tiempo completo al que se dedican en cuerpo y alma. Por lo que la pregunta inevitable es la siguiente, ¿Cómo paga las facturas un atleta olímpico? 

Olimpiadas amateur hasta 1971

Poniendo la mirada atrás en el tiempo, hay que destacar que no fue hasta 1970 cuando se permitió competir a deportistas profesionales en los Juegos Olímpicos.

Hasta esa fecha, los atletas eran ciudadanos corrientes que aparte de tener un trabajo se sacrificaban e invertían su propio dinero, el de sus familiares y el de sus fans (si gozaban de la fortuna de tenerlos) para preparar la cita olímpica. Se trataba de un hobby más, como ahora podría ser el running, por ejemplo.

Además, estos deportistas amateurs no cobraban nada por ir a las olimpiadas ni por ganar una medalla para su país.

Después, a partir de 1971, entraron fuentes de financiación estatales y sponsors privados. El objetivo de estos programas era crear una élite de atletas profesionales con el fin de mejorar el nivel de competición y ofrecer al público un espectáculo de mayor envergadura.

Sponsors, su salvación

Desde que el COI cambió de las leyes de participación, se trata del modo de supervivencia más habitual para los deportistas, sobre todo para los que practican deportes únicamente dirigidos a las olimpiadas, ya que los Juegos Olímpicos siguen sin ofrecen recompensas monetarias. 

Fuente: elthamhill.com

Fuente: elthamhill.com

Los sponsor son quienes cubren los gastos base de los atletas tales como la estancia en centros de alto rendimiento y su manutención.

Hay que tener en cuenta que un atleta emplea más tiempo del que exige una jornada de trabajo estándar, lo que significa que no puede dedicarse a otra ocupación que no sea la de entrenar.

Existen algunos, los top de las olimpiadas que consiguen algo más que la supervivencia con algunos de los grandes patrocinadores. Estamos hablando por supuesto de Usain Bolt, Michael Phelps y compañía.

Estos atletas se convierten en imagen de marcas multimillonarias  y a cambio firman contratos de cifras astronómicas. En el caso del ganador de 23 medallas, el nadador Phelps, cuando era imagen de la marca Speedo, ésta le propuso una prima de un millón de dólares por superar el récord de 7 medallas olímpicas. 

Más de los mismo ocurre con el jamaicano. Aunque no se sepa la cantidad exacta de lo que cobra, fuentes como la revista Forbes afirman que la cifra ronda los 20 millones de dólares. Y no es para menos, teniendo en cuenta que es imagen de marcas tan cotizadas como Puma, Hublot y Nissan.

¿Cuánto gana un atleta olímpico?

El ganar una medalla olímpica, el preciado metal en las olimpiadas es un reflejo de historia, prestigio y fama, ¿pero en cuanto cash se traduce eso?

Las respuesta os va a dejar atónitos. La mayoría de países no ofrece ningún premio monetario a los participantes de las olimpiadas por conseguir una medalla. Es más, en muchos países los gastos como el viaje y la estancia corren a cuenta de los sponsors, no lo paga el estado como muchos creían.

Entre la lista de países en los que sí se ofrece un premio económico, Singapur e Indonesia se encuentran en los primeros puestos. Los gobiernos de estos países ofrecen a día de hoy en Río una cuantía por el oro de 741.000$ y 381.000$ respectivamente.

Por otro lado, nos encontramos con países que no pagarán ni un euro por conseguir una medalla. Algunos de éstos son Reino Unido, Suecia, Croacia y Noruega. 

El mayor ingreso económico de los deportistas, tal y como comentábamos al principio, proviene de los patrocinadores. Marcas y empresas se convierten en los “empleadores” de los atletas con el fin de que estos potencien la buena imagen de éstas.

El valor de una medalla olímpica

No penséis por un momento que la venta de las medallas obtenidas es lo que da de comer a estos deportistas. En caso de tomar los materiales como referencia a la hora de valorar la medalla, no es que “valga su peso en oro” precisamente, pues las últimas medallas de oro macizo se entregaron en Estocolmo 1912.

Fuente: gineersnow.com

Fuente: gineersnow.com

En las actuales olimpiadas de Río 2016, la medalla más valiosa, la de oro, cuesta a peso de sus materiales 600$ según indica el Consejo Mundial del Oro. Las medallas diseñadas para los juegos de Brasil pesan 500 gramos, las más pesadas de todos los juegos celebrados hasta el momento. y a de oro contiene solo 6 gramos de oro de 24 quilates, requisito obligatorio según dicta el Comité Olímpico Internacional.

Por tanto, llegamos a la conclusión de que un atleta no puede vivir de las medallas, de los logros ni de la historia, a no ser proceda de Singapur o Indonesia. Hoy por hoy son los patrocinadores quienes logran mantener a los deportistas de élite para poder ofrecer a los espectadores un espectáculo digno de ver.

El COI pone trabas al patrocinio de los atletas

La última gran noticia junto con su relacionada polémica a saltado cuando el Comité Olímpico Internacional ha anunciado ciertas limitaciones a la hora de hacer publicidad en los juegos de Río.

Según estipula la ley que el COI acaba de introducir, estará prohibido realizar cualquier tipo de promoción o acto publicitario utilizando como figura o tema el de las olimpiadas. Ningún atleta tiene permitido realizar publicidad en las instalaciones de las olimpiadas ni tampoco a posterior de las olimpiadas.

Es decir, en un hipotético caso de que Bolt consiga aumentar su leyenda ganando de nuevo los tres oros del sprint, la marca Puma que es su principal patrocinador no podrá sacar partido de este logro.

La razón de que el comité haya adoptado esta medida ta severa y extrema se debe sobretodo a la fuerza que hoy en día tienen las redes sociales. Las leyes establecidas hasta ahora se limitaban a la publicidad en ciertos canales, pero las redes sociales suplían sin problemas esa falta de vías.

Con esta nueva limitación consiguen cerrar cualquier canal posible de promocionar una marca o producto posible. Además, esta prohibición no se limita solo a los atletas, también están incluidos los entrenadores y  los periodistas.

Este es un claro ejemplo de monopolio empresarial, donde el COI no quiere que los sponsors de los atletas entren en conflicto de intereses con los patrocinadores oficiales de las olimpiadas. El problema es que no se dan cuenta de que los atletas viven de ello, de las promociones y publicidad que realizan con su imagen.

Lecturas relacionadas: