Elecciones: curiosidades de una mesa electoral

¿Qué hay “detrás” de una mesa electoral? En realidad, hay muy pocos organizadores y muchísima delegación de responsabilidades en los ciudadanos. Es un día que impone mucho respeto, pero que también ocurren muchas cosas imprevistas.

Cuando hay elecciones, los ciudadanos acuden a sus colegios electorales, cogen una papeleta y la meten en un sobre, enseñan un documento oficial de identidad, centran la mirada de 6-8 personas que apuntan sus nombres, les devuelven sus documentos e introducen los sobres en una urna. Tiempo transcurrido: 2 minutos y 17 segundos.

Te contamos lo que ocurre antes y después del acto de ir a votar en los colegios electorales.

Fase 1. Selección de un Presidente y dos Vocales para la mesa electoral

El número de mesas electorales de un municipio depende de los ciudadanos censados con derecho a voto.

Una ciudad se divide en distritos; los distritos en secciones; y las secciones en mesas electorales. De inicio, la distribución está planificada para que cada mesa electoral tenga un número similar de ciudadanos censados con derecho a voto, entre 1.000 y 1.500 electores.

Unas semanas antes de las elecciones,se realiza un sorteo público para el nombramientos de los miembros de las mesas electorales. Las únicas restricciones son: para ser Presidente hay que tener estudios de bachillerato y para ser Vocal haber sido escolarizados.

¿Y cómo sabe la oficina de empadronamiento qué estudios tiene cada ciudadano? Pues dicen que utilizan los datos aportados por los ciudadanos, pero no son fiables. Es muy corriente la selección de personas que tienen problemas para leer o escribiry que no finalizaron los estudios de la E.G.B o de la actual Educación Secundaria.

Estas personas merecen mucho respeto y son muy valientes para enfrentarse a las tareas que vamos a describir porque no son nada fáciles.

En ese sorteo se seleccionan un Presidentes y dos vocales titulares, así como dos reservas de cada uno de ellos.

Al Presidente titular le entregan dos días antes una caja-maletín con toda la documentación necesaria para desarrollar la jornada electoral: actas, listado del censo de ciudadanos, material necesario como bolígrafos, rotuladores, papel…

Dos días antes… la curiosidad nos vence. En una ocasión un Presidente abrió la caja en compañía de sus hijos y, posteriormente, descuidó su vigilancia. Cuando llegó el día de las elecciones y llegó al Colegio electoral, sus hijos le habían quitado todo el material de papelería.

Consejo: no seas cotilla ni te quieras hacer el importante delante de tus hijos.

Fase 2. Constitución de la mesa electoral

El día de las elecciones, tanto los Presidentes como los Vocales titulares y reservas tienen la obligación de presentarse en el colegio electoral a las 8:00 a.m.

La mesa electoral debe estar constituida obligatoriamente antes de las 10:00 a.m. Si no se constituyera una mesa electoral, se debería repetir el proceso dos días después.

En muchas ocasiones, los reservas no acuden a la cita porque confían en que lo hagan los titulares, pero es muy habitual que un titular tenga un contratiempo de salud por el que haya sido ingresado en un hospital y no pueda acudir al Colegio electoral. Es importante destacar que la no presentación puede suponer un delito electoral que puede ser sancionado con hasta 100 días en trabajos para la comunidad. Ninguna broma.

Si el Presidente titular no ha llegado a las 8:10 a.m., los vocales tienen que llamar al teléfono de emergencia que los organizadores facilitan a cada mesa electoral para que llamen inmediatamente al primer reserva. En una ocasión, la guardia civil se presentó en la casa de un reserva, se lo llevó en pijama a constituir la mesa electoral y, una vez constituida, le dejaron volver a su casa a vestirse.

Para la constitución de la mesa es necesaria la concurrencia de un Presidente y dos vocales (titulares o reservas). Se formaliza un acta en el que también se indican los nombres de los interventores de los partidos políticos que se hayan presentado.

Cada partido puede presentar hasta dos interventores. Esto quiere decir que una mesa electoral se podrían reunir más de 20 personas. Los miembros imprescindibles son el Presidente y los Vocales y tienen que estar cómodos. Es muy habitual encontrar interventores en las esquinas de las mesas.

Como norma habitual, las mesas se constituyen a las 8:30 a.m. Si un interventor llega a las 8:45h muy guapo y aseado, pero la mesa ya ha sido constituida, se queda fuera.

Consejo: aunque seas el segundo reserva, acude al colegio electoral a las 8:00 a.m. Luego te compras unos merecidos churros.

Fase 3. Organización de la mesa electoral

Los miembros de la mesa electoral se tienen que buscar la vida. Así de claro.

En el colegio electoral sólo hay un conserje del edificio público, generalmente un colegio o instituto, y un agente de seguridad (local, nacional o guardia civil). El conserje se encarga de poner las mesas y las sillas y a las 10 a.m. se va a su casa, mientras que el agente de seguridad se sitúa en la puerta del edificio.

Cada mesa electoral tiene una mesa, varias sillas, una o dos urnas (locales y, en su caso, autonómicas), una cabina con una cortina, dos señales para poner el cartel del número de la mesa y una caja llena de papeletas.

Los miembros de la mesa son los encargados de colocar las papeletas en un mesa cerca de la cabina y de colocar las señales indicativas. No es necesario ordenar las papeletas y poner las de cada partido a “su lado” de la mesa (conservadores a la derecha y progresistas a la izquierda). Tampoco se deben “esconder” las del partido que no te gusta.

Las urnas deben estar cerradas y precintadas durante todo el día y no se pueden abrir bajo ningún pretexto. Si se cayeran al suelo o sufrieran algún deterioro, la mesa electoral debe asegurar el cierre de la urna con cualquier medio a su alcance: un rollo de celofán último modelo.

Por otro lado, algunos ciudadanos sienten que ese día son ellos los protagonistas y descuidan un poco su comportamiento cívico. Me refiero a ejemplos (muy habituales) como no recoger del suelo las papeletas que han tirado accidentalmente o, peor aún, llevarse todas las papeletas del partido que no les gusta.

Cuando alguien se lleva las papeletas, transcurridos 5 minutos llega su “colega” (casi tan listo como él) y empieza a protestar porque no hay papeletas. Desgraciadamente, la probabilidad de tener 2 listos (y aburridos) entre nuestros vecinos es muy alta.

Consejo: guarda papeletas de todos los partidos en la caja grande y no pongas muchas dentro de la cabina porque se caerán al suelo.

 

Fase 4. Identificación de los electores

Una de las tareas más difíciles de los miembros de la mesa electoral es la identificación de los electores con los documentos oficiales que presentan.

Puesto que algunos documentos caducan a los 10 años de su emisión, se pueden encontrar variaciones increíbles: barbas tipo hipster, alopecia galopante, cirugía estética, tatuajes, piercings… y todo aquello que os podáis imaginar.

En todas las elecciones hay problemas de identificación y la decisión final sobre aceptar el voto de un ciudadano corresponde a la mesa electoral por mayoría de sus miembros (dos de tres votos).

Y, por supuesto, si se rechaza el voto de una persona, ésta no suele responder de forma amistosa. Conviene recordar que la mesa electoral representa la autoridad durante unas elecciones y que los cuerpos de seguridad del Estado están a su servicio. No obstante, siempre hay problemas.

Consejo: los electores pueden ayudar a su identificación enseñando varios documentos de identidad (aunque alguno no sea oficial) que contengan fotos recientes.

Fase 5. El voto

La Presidencia anuncia el inicio de la votación a las 9:00 a.m.

El voto de los electores es secreto. O mejor dicho… puede ser secreto.

Cada mesa electoral dispone de una cabina con una cortina para preservar su intimidad y poder elegir su candidatura o incluso votar en blanco.

No obstante, hay muchos ciudadanos a los que les gusta mostrar públicamente sus preferencias políticas: preguntan en voz alta donde está la papeleta de su partido político o acuden a las urnas con las papeletas en la mano para que todos los presentes puedan verlo.

En este momento es donde se producen muchas de las mejores anécdotas:

  • El elector que lleva un sobre vacío y un miembro de la mesa le dice, sin darse cuenta, “que le falta la papeleta“.
  • El elector que, como muestra de protesta, introduce un trozo de chorizo dentro del sobre sin poder ocultar su olor.
  • O el elector que introduce 15 papeletas en un mismo sobre.

Como norma general, un elector es libre de meter en la urna lo que quiera… siempre y cuando entre por la ranura. Esa es la única limitación.

También ocurren imprevistos que originan momentos de tensión. Por ejemplo, cuando al elector se le cae por descuido el documento de identidad o incluso la alianza en la urna. Las urnas no se pueden abrir bajo ningún pretexto hasta que se cierra el colegio electoral, por lo que el elector tendrá que volver a las 20 horas a recoger sus objetos personales.

Consejo: paciencia

Fase 6. El avance de la participación ciudadana

Aproximadamente, a mediodía y a las 18 horas un funcionario de la Delegación de Gobierno visita los colegios electores para consultar el listado de ciudadanos que han votado.

Se trata de la única información electoral que los medios de comunicación ofrecen durante la jornada electoral

Consejo: conviene ser muy amable en la primera visita porque es el funcionario que tiene que pagar los 62,61 euros en concepto de dieta a los miembros de la mesa electoral. Si no les paga “voluntariamente” a mediodía, recuerdénselo por la tarde.

Fase 7. El almuerzo de la mesa electoral

Los miembros de la mesa electoral se turnan para comer y descansar.

Siempre tiene que haber un mínimo de dos miembros, por lo que, razonablemente, cada miembro dispone de no más de una hora para ausentarse a mediodía.

Algunos comportamientos que se pueden evitar:

  • Ausentarse durante más tiempo del razonable porque el resto de miembros se pondrían nerviosos.
  • Hay miembros muy responsables que se llevan la comida preparada al colegio electoral. Es un ejemplo de ciudadanía, pero no hace falta que se coma el bocadillo de sardinas con aceite en la mesa electoral.

Consejo: sentido común

Fase 8. El cierre de la votación

A las 20 horas la Presidencia anunciará en voz alta que va a concluir la votación.

Si hay mucha cola, apuntarán el nombre de la última persona con derecho a votar y no admitirán a los electores que lleguen tarde, que seguro que los habrá.

Una vez cerrada la puerta donde se localiza la mesa electoral, se procede a la apertura del voto por correo que deben haber recibido durante la jornada.

Las últimas personas en votar son los interventores autorizados para ello y los miembros de la mesa electoral.

Fase 9. El escrutinio

Es una parte fundamental en las elecciones y el momento donde se pueden producir las mayores discrepancias.

Es importante recordar que los interventores tienen voz, pero no voto. Son los miembros de la mesa electoral quienes, por mayoría, tienen la potestad para decidir los votos dudosos.

Algunos ejemplos de votos nulos son:

  • Las papeletas sin sobre (es importante cerrar bien los sobres).
  • Las papeletas que se emiten en sobre alterados (para los que no distinguen el blanco del sepia).
  • Las papeletas con nombres tachados o con letras escritas (insultos, dedicatorias…).
  • Los sobres que contienen papeletas de diferentes partidos políticos.

Los votos nulos deberán ser firmados por todos los miembros de la mesa electoral y son los únicos que se guardan junto con el acta del escrutinio.

Consejo: es muy recomendable contar los votos de forma ordenada y sin prisas. Al partido de futbol no vas a llegar.

Fase 10. El acta de la sesión

Una vez realizado el recuento de votos y el acta del escrutinio, la mesa electoral confecciona el acta de la sesión y completan hasta tres sobres con la documentación original y las copias correspondientes.

El Presidente y uno de los Vocales se deben desplazar hasta la Junta Electoral, normalmente localizada en los Juzgados más cercanos y depositar allí dos de los tres sobres preparados.

El otro Vocal deberá permanecer en el Colegio Electoral para entregar el tercer sobre a un empleado del Servicio de Correos.

Consejo: cuando hay elecciones y coinciden con el periodo escolar hay que pensar que al día siguiente los niños van a acudir a sus centros escolares a primera hora de la mañana y no deben encontrarse sus aulas con papeles, latas de refresco y medio bocadillo de sardinas en el suelo. Recoger y dejar las cosas ordenadas requiere tan solo 5 minutos.

Conclusión

El derecho de voto es uno de los principales pilares de una sociedad en libertad.

Comportemonos de forma cívica y demos ejemplo tanto a los políticos que nos van a representar como a nuestros hijos.

Lecturas relacionadas:

Una Respuesta

  1. Rafa Martínez 4 años ago

Añadir Comentario