Louise Richardson, primera Rectora de la Universidad de Oxford en 800 años

Toda una vida abriendo puertas al cambio. A sus 57 años de edad, Louise Richardson acaba de ser nombrada Rectora de la Universidad de Oxford. Un gran paso personal para ella, pero también para las mujeres de todo el mundo, dado que Louise será la primera mujer en ocupar ese cargo en los 800 años de historia de dicha institución. Y es que por desgracia, el mundo académico es uno de los sectores que todavía se resisten al avance de los tiempos y, por el momento, el número de mujeres en cargos de responsabilidad en él todavía es muy reducido en gran parte del mundo.

 

Louise Richardson, primera Rectora de la Universidad de Oxford en 800 años

Fuente: Universidad de Oxford

 

Sin embargo, algo parece estar cambiando poco a poco en la universidad…  Y Louise Richardson es una de las principales artífices de ese cambio.

Una vez más, el 12 de enero de este año, en la ceremonia de investidura de su nuevo cargo, ha abierto otra puerta al camino, gracias a sus grandes méritos y su fabulosa trayectoria en el sector, como docente, investigadora y gestora en otras universidades.

 

12 Cosas que deberías saber sobre Louise Richardson:

 

1. Su enorme determinación le ha permitido conseguir prácticamente todo lo que se ha propuesto en la vida

Procedente de una familia católica muy humilde y con seis hermanos, Louise Richardson se crió en Tramore, un pequeño pueblo costero en el condado de Waterford, en la Irlanda rural. A pesar de las enormes dificultades, se empeñó en que quería estudiar y lo consiguió, convirtiéndose en el primer miembro de su familia en ir a la universidad. Algo inaudito en aquel momento, teniendo en cuenta que la mayor parte de sus hermanos no acabaron siquiera la educación secundaria.

Pero a Louise no le valía cualquier Universidad, quería ir al Trinity College, la mejor universidad de Irlanda, y también lo consiguió, aunque para pagarse los estudios, tuvo que buscar dos trabajos para los fines de semana; en una biblioteca y como camarera haciendo cócteles. Estudió Historia en el Trinity College, en Dublín; después, se fue a los EE.UU. e hizo un Máster en Ciencias Políticas en la Universidad de California, Los Angeles (UCLA); y, finalmente, otro Máster y un Doctorado en Gobierno en la Universidad de Harvard.

 

2. Optó por la educación en lugar de la violencia en su juventud

Irlandesa de nacimiento, Louise Richardson vivió desde muy joven en su entorno el conflicto entre el Reino Unido e Irlanda. Apenas tenía 14 años cuando recibió la noticia de la famosa masacre del Domingo Sangriento (Bloody Sunday) en enero de 1972, cuando el ejército británico disparó contra 27 manifestantes que protestaban en defensa de los derechos civiles, matando a 13 de ellos.

Su conmoción fue tal, que sus padres tuvieron que encerrarla para evitar que fuera a las protestas de Newry. Según ella, ese confinamiento fue lo que la salvó.

Por aquel entonces era muy joven y, de haber ido, habría podido unirse al IRA en un impulso, admite en la introducción de su libro “What Terrorists Want: Understanding the Enemy” (Qué quieren los terroristas: entendiendo al enemigo), publicado en 2006. Más tarde, en la universidad, el IRA trató de reclutarlos a ella y sus amigos, incluso llegó a asistir a algunos de sus encuentros y debates, pero entonces ya era más madura y había llegado a la conclusión de que matar gente no era el mejor camino para avanzar en la reunificación de Irlanda y, en lugar de la violencia, optó por la educación, acabó sus estudios e hizo carrera en el mundo académico, y poco a poco se convirtió en una eminencia en violencia política.

 

3. Actualmente, es toda una autoridad en terrorismo y seguridad

Como erudita de renombre internacional en la materia, Louise Richardson ha asesorado a responsables políticos y otras personalidades en diversas partes del mundo. Su principal argumento en la lucha contra el terrorismo es que para combatirlo debemos entender la naturaleza del adversario al que nos enfrentamos.

 

4. Ha desempeñado con éxito numerosos cargos de responsabilidad a lo largo de su vida

En los últimos 7 años, Louise Richardson ha dirigido la Universidad de St Andrews, en Escocia, dejándola, a su partida, en una posición inmejorable: tercera tras Oxford y Cambridge en la Guía 2016 de mejores universidades del Reino Unido elaborada por The Guardian y cuarta en la de The Times y Sunday Times. También ha conseguido entrar en el listado de las 100 mejores universidades del mundo. Además, desde 2009 la universidad ha recaudado más dinero que nunca.

 

Universidad de St Andrews

Fuente: Universidad de St Andrews


Ahora, como colofón a su carrera, ha sido nombrada Rectora de la Universidad de Oxford
, una de las universidades de mayor prestigio a nivel mundial. Previamente, ejerció toda una sucesión de cargos de alto perfil en Harvard, entre ellos, el de Decana Ejecutiva del Instituto Radcliffe de Estudios Avanzados de la universidad, hasta que fue designada para dirigir St Andrews en 2009.

 

5. Ha recibido diversos premios a su labor docente

De 1981 a 2001, Louise Richardson trabajó como profesora en el Departamento de Gobierno de Harvard, enseñando relaciones internacionales, especialmente en materia de terrorismo, seguridad internacional y política exterior. Durante esos 20 años en Harvard, recibió varios premios por la calidad de su docencia, incluyendo el Joseph R Levenson Memorial Teaching Prize, otorgado por el cuerpo de estudiantes de grado de la Universidad de Harvard, en reconocimiento a una enseñanza excepcional.

 

6. Conciliar su brillante carrera con la vida familiar no ha sido fácil

Louise Richardson está casada y tiene tres hijos (Ciara, Fiona y Rory), ahora ya adultos, pero reconoce que ha sido duro. Aceptar el puesto en St Andrews le ha supuesto tenido que vivir lejos de su marido Thomas Jevson durante años. Thomas trabaja como médico en Boston, EE.UU. Cuando Louise se mudó a Escocia, ambos acordaron una regla: no estar nunca más de seis semanas sin verse; y, al parecer, para ellos funcionó. Aún así, Louise no le recomendaría a ninguna pareja pasar tanto tiempo separados.

De hecho, su idea inicial era volver a los EE.UU. Solía decir que la única institución por la que aceptaría quedarse en el Reino Unido sería Oxford y, finalmente, así ha sido. Aún así, confía en poder ver más a su marido en esta nueva etapa, gracias a que las comunicaciones con Oxford son un poco mejores.

 

7. No es la primera vez que abre las puerta de la igualdad en una institución

Aunque siempre ha querido restar importancia al género en su vida profesional, cuando Louise Richardson pasó a formar parte del equipo directivo de St Andrews, era la única mujer. De hecho, fue la primera Rectora en 600 años de vida de la institución. En la actualidad, en cambio, St Andrews tiene más representación femenina en su equipo directivo que cualquier otra universidad escocesa.

 

Louise Richardson, primera Rectora de la Universidad de Oxford en 800 años

Fuente: Universidad de St Andrews

 

Ahora, en Oxford, la historia se repite. Una vez más vuelve a ser la primera mujer en su cargo, pero teniendo en cuenta su trayectoria, no hay duda de que su llegada podría marcar un punto de inflexión en esta tradicional institución.

Bajo su dirección también consiguió que el Club Kate Kennedy de estudiantes, aceptase mujeres (hasta marzo de 2012, era exclusivo para hombres, a pesar del nombre del club, llamado así en honor de Katharine Kennedy, primera mujer en acceder a la universidad de St Andrews).

Y lo mismo sucedió con el Royal and Ancient Golf Club de la Universidad, aunque en este caso el logro no fue completo, ya que si bien el club votó a favor de aceptar mujeres en sus filas, Louise no fue invitada a formar parte de él, a pesar de ser una tradición en St Andrews que al Rector de la institución se le concediese una membresía honorífica.

“Espero con interés el día en que el nombramiento de una mujer no sea noticia por sí mimo. Desafortunadamente, el mundo académico, como la mayoría de las profesiones, tiene forma piramidal; cuanto más arriba asciendes menos mujeres hay”.

Louise espera que su reciente nombramiento pueda servir de inspiración a todas las estudiantes universitarias y a las mujeres que podrían llegar a serlo en un futuro.

 

Universidad de Oxford

Fuente: Universidad de Oxford

 

8. En ocasiones, sus declaraciones han resultado controvertidas

En una conferencia, la Prof. Richardson, que vivió y trabajó en los EE.UU. durante años, afirmó que los estadounidenses habían “reaccionado de forma exagerada” tras el atentado del 11S porque el extremismo violento era una “experiencia nueva” en el país. En su momento, la declaración generó un gran revuelo en los medios, sin embargo, situándola en contexto quizá no sea tan difícil de entender.

Más recientemente, tras los atentados de París, advirtió a los líderes occidentales y a los medios de comunicación de la importancia de que su respuesta no sea exactamente la que ISIS quiere. Pero, ¿qué quiere decir con eso exactamente?

Según Louise Richardson, es importante entender que los terroristas, ya sean los de París o los del 11S, tratan deliberadamente de provocar en nosotros una reacción exagerada, porque eso acaba generando más terroristas y aumenta su poder.

“Cada día abro los periódicos y veo fotografías de los autores de los atentados de París y me digo: ‘Ojalá los periódicos no hicieran eso’. Eso es lo que los terroristas quieren. Hace unas semanas, nadie había oído hablar de ellos; ahora son famosos en todo el mundo. Eso servirá como incentivo para otros jóvenes alienados que quieran tener su momento de gloria”.

 

9. Uno de sus mayores retos: conseguir garantizar el acceso a la educación para los más desfavorecidos

Cuando llegó a St Andrews, la universidad tenía fama de aceptar solo a alumnos pijos. Louise Richardson hizo un gran esfuerzo por cambiar eso.

“Mis padres no fueron a la universidad y la mayor parte de mis hermanos tampoco. La trayectoria de mi vida ha sido posible gracias a la educación, por lo que reafirmo mi total compromiso para que otros puedan tener la misma oportunidad que yo he tenido”.

Según ella, el verdadero problema, tanto en Escocia como en otras partes del reino Unido, está en la educación secundaria, ya que muy pocos niños de las zonas más desfavorecidas pueden optar a entrar en St Andrews, pero no por falta de medios, sino porque sus notas de secundaria no son lo bastante buenas como para pasar la criba de acceso a una universidad selectiva. De ahí que durante años haya defendido la inversión en educación en las etapas más tempranas en esas zonas desfavorecidas.

Para Louise, siempre ha sido fundamental reclutar a los estudiantes más brillantes y con el mayor potencial, independientemente de su perfil socioeconómico y, sin duda, no cejará en su empeño ahora que ha llegado a Oxford. Por el momento, ya lo ha dejado caer en su discurso de investidura como Rectora de la Universidad de Oxford.

 

Louise Richardson, primera Rectora de la Universidad de Oxford en 800 años

Fuente: Universidad de Oxford / John Cairns

 

10. Es una defensora acérrima de los principios académicos de autonomía y libertad de investigación

En su discurso de investidura, Louise Richardson critió la tendencia hacia un creciente control central de la educación superior. En su opinión, la normativa se está volviendo cada vez más burocrática, más intrusiva y menos útil, y eso, no sólo está dificulta enormemente su cumplimiento, sino que resta recursos financieros e intelectuales a las tareas centrales de las instituciones académicas: investigación y docencia.

 

11. Como Rectora de la Universidad de Oxford está determinada a innovar

En su opinión, está bien respetar las tradiciones, pero sin dejar que se “fosilicen” y se conviertan en algo inamovible, especialmente cuando mantenerlas implica la exclusión de posibles alumnos con un enorme potencial.

Por otra parte, consciente de los tiempos que corren, Louise Richardson confía en un modelo de universidad más “ágil” y flexible, capaz de adaptarse con rapidez a los cambios que sin duda se irán produciendo en los próximos años como consecuencia de la globalización y los avances tecnológicos.

 

12. Adora el mar, los libros de ficción y hacer ejercicio

Louise adora el mar. En su despacho, junto a las típicas fotos de familia se pueden ver varios cuadros de sus vistas al mar favoritas, entre ellas, una del puerto de St Andrews. De hecho, admite que la belleza de ese lugar es una de las cosas que más le ha ayudado a seguir adelante estos años de duro trabajo en Escocia y que, sin duda, será una de las cosas que más añorará en su nuevo puesto en Oxford.

“Crecí al lado del mar. Me encanta la costa. Voy a echar muchísimo de menos las vistas, el sonido, el olor del mar y la belleza del lugar. Hasta que llegué aquí, no apreciaba lo edificante que es para el espíritu el simple hecho de estar en un lugar tan hermoso”.

En su tiempo libre disfruta leyendo obras de ficción y haciendo ejercicio.

 

Seguir leyendo:

 


Añadir Comentario