Transferencias bancarias por Internet

Kenia: primer servicio de transferencias monetarias vía móvil del mundo

Según un artículo publicado el 20 de marzo de 2007 en la versión en línea de The Guardian, Safaricom, la mayor operadora de telefonía móvil de Kenya, ha lanzado un servicio que permite a sus clientes el envío de dinero a otros usuarios de teléfono móvil por SMS. Se espera que este servicio, conocido como “M-Pesa” o dinero móvil, revolucione la banca del país, en donde más del 80% de la gente no tiene acceso al sector financiero oficial.

Además de poder enviar dinero (un servicio con gran demanda entre los keniatas de las zonas urbanas que mantienen a sus familiares de las zonas rurales), los usuarios de la red de Safaricom podrán tener hasta 50.000 shillings (445 €) en una “cuenta virtual” en sus móviles.

Desde el lanzamiento oficial del servicio, hace dos semanas, se han inscrito en él más de 10.000 personas y se han transferido hasta el momento alrededor de 8 millones de shillings, la mayoría en pequeñas cantidades.

Los directivos de Safaricom creen que M-Pesa experimentará un fuerte crecimiento en Kenia, para luego extenderse al resto de África. El sistema es sencillo, no se necesita un teléfono nuevo ni una tarjeta SIM diferente. Para realizar el envío basta con entregar primero el dinero a un agente registrado (por lo general un vendedor al pormenor) que lo abona en la cuenta virtual y enviar, a continuación, entre 100 shillings (1 €) y 35.000 shillings (380 €) vía SMS al destinatario deseado, incluso aunque éste pertenezca a otra operadora. Para cobrar el dinero, el destinatario tan solo deberá acudir a otro agente, mostrar el ID e introducir un código secreto. Al destinatario se le cobra una comisión de hasta 170 shillings (1,85 €), pero es mucho menos que las tasas impuestas por los principales bancos, cuyos servicios son demasiado caros para la mayoría de la población.

El crecimiento de la telefonía móvil en Kenia, al igual que en el resto de África ha sido extraordinario, incluso en las zonas rurales más pobres, mientras que el acceso a los bancos es limitado.

Las grandes empresas, especialmente las del sector del té, son una de las partes interesadas en el servicio, ya que la mayoría de sus empleados no disponen de cuenta bancaria y, por ello, se ven obligadas a pagarles en mano.

En relación con la seguridad, Safaricom insiste en que si a un usuario le roban el teléfono móvil, el PIN evitaría cualquier retirada de dinero no autorizada. El único peligro está en enviar el dinero al número equivocado.

Vodafone, que cuenta con el 35% de Safaricom, ha llegado a un acuerdo con Citigroup que pronto permitirá a los keniatas que viven en el Reino Unido enviar dinero a su país a través de SMS.

Las operadoras de todo el mundo están siguiendo de cerca el proyecto, con la idea de introducirse en el negocio multimillonario de las transferencias internacionales, dominado hasta ahora por empresas como Western Union y Moneygram.

Fuente: Technology Guardian