Navegador de Google

Google ha anunciado que plantará cara a Microsoft con un nuevo sistema operativo que valdrá para diversas máquinas, desde los dispositivos de mano a los ordenadores de sobremesa.

Si Google consigue que suficientes personas adquieran ordenadores con su nuevo Chrome OS, recortará dos de las principales fuentes de ingresos de Microsoft: Windows y su paquete de programas de oficina Office, entre los que se incluyen Word, Excel y PowerPoint. Esto supone una nueva amenza para Microsoft.

Hace años que se esperaba esta confrontación, aunque Google insistiera en no tener este tipo de ambiciones; aún así las declaraciones de la portavoz de Google pillaron por sorpresa a los analistas del sector, cuando ésta confirmó al servicio de noticias IDG que la compañía planea anunciar esta semana los nombres de los fabricantes de Taiwán y China que ya han firmado un acuerdo para trabajar con Chrome OS, y afirmó que mostrarían la interfaz de usuario de Chrome a finales de este año.

En un post de un blog, Sundar Pichai, vicepresidente de gestión de productos de Google, y Linus Upson, director de ingeniería, explicaron que “los sistemas operativos sobre los que se ejecutan los navegadores se diseñaron en una época en la que no había Internet”. Eso es un claro ataque a Windows, que data de la década de los 90. Pichai y Upson añadieron que con Chrome OS, “volvemos al punto de partida, rediseñando completamente la arquitectura de seguridad subyacente del sistema operativo” para garantizar que los “usuarios no tienen que enfrentarse con virus, malware y actualizaciones de seguridad” (otro golpe para Microsoft).

Un sistema operativo es el conjunto de programas que hacen que un ordenador funcione como lo hace: el mismo ordenador puede funcionar con Windows, el Mac OS X de Apple o el sistema operativo libre Linux. En función del sistema operativo que tenga instalado, cada ordenador se comporta de forma diferente y hace cosas distintas; pero conectarse a Internet es fundamental para todos ellos, por lo que incluso si el espectacular ataque de Google fracasa, la compañía todavía gana.

El motivo es su posición dominante como motor de búsquedas –una actividad fundamental– y la venta de publicidad junto a las búsquedas (“AdWords”) y páginas Web (“AdSense”), que es cómo Google gana dinero. Como señala Nick Carr, periodista y autor de libros sobre Google como The Big Switch: “Para Google, literalmente todo lo que sucede en Internet complementes su negocio principal. Cuantas más cosas en línea hacen la gente y las empresas, más anuncios visualizan y más dinero gana Google. Además, a medida que aumenta la actividad en Internet, Google recopila más datos sobre las necesidades y el comportamiento de los consumidores y puede personalizar los anuncios con mayor precisión, reforzando su ventaja en la competición e incrementando aún más su renta”.

Chrome OS estará basado en el sistema operativo Linux y se ofrecerá inicialmente en los “netbooks”, pequeños portátiles, más baratos, que han experimentado un gran crecimiento en los últimos dos años debido a su tamaño, peso y precio. Los datos de IDC sugieren que mientras las ventas de PCs han caído un 6,8% en el primer trimestre del 2009, las ventas de los netbooks continúan creciendo y constituyen ya el 9,5% de todos los equipos informáticos. Si una parte importante del mercado se pasa a Chrome OS, además d elos ingresos de Windows, Microsoft perderá los ingresos de su producto Office, que no funciona en Linux. Eso podría acabar lentamente con el gigante del software.

No obstante, no todos están convencidos del triunfo de Google. Michael Gartenberg, analista de dispositivos de consumo de Interpret, en Los Angeles, no se mostró impresionado. Según él, si realmente Chrome OS es una amenaza para Windows, podría serlo también para el Mac OS de Apple, algo en lo que nadie ha reparado. También añadió que la historia no está del lado del Chrome OS, ya que tradicionalmente los consumidores han rechazado los netbooks con Linux en favor de los de Windows, en los que se puede, entre otras cosas, ejecutar aplicaciones de PC.
Gartenberg considera que el objetivo es distraer la atención de la presentación del nuevo sistema operativo de Microsoft, Windows 7, que saldrá en octubre.

De hecho el éxito de Chrome OS podría estar en las manos de su rival Apple, ya que su reproductor de música y tienda iTunes está instalado en unos 100 millones de ordenadores, de los cuales más de la mitad son ordenadores con Windows. Si Google logra persuadir a Apple para ofrecer una versión que funcione con Linux, la gente podría pasarse a Chrome OS. En cambio, si los usuarios tienen que dejar atrás sus colecciones de música para al realizar el cambio, podrían no estar interesados. Aún así, Google podría conseguirlo, ya que Eric Schmidt, su presidente ha pertenecido al consejo de Apple desde el 2006. Quizá Steve Ballmer, presidente de Microsoft, se empiece a preocupar ahora.

Fuente: Guardian Technology