Mejoran las ventas de ropa por Internet

Según un artículo publicado esta semana en la versión en línea de The New York Times, un informe presentado por un importante grupo comercial sugiere que, en el 2006, las ventas de ropa y calzado por Internet (18.300 millones de dólares) han superado, por primera vez desde su comienzo hace 10 años, a las de hardware y software informático (17.200 millones de dólares), lo que sugiere que los clientes han alcanzado un nuevo nivel de comodidad comprando en la Web.

Este repentino aumento de popularidad de la ropa en Internet contradice todas las predicciones que indicaban que sería muy difícil, por no decir imposible, trasladar este negocio a Internet, basándose en que ya es bastante complicado comprar ropa y calzado en las tiendas, con ayuda de los dependientes y con la posibilidad de probar las prendas, como para hacerlo a través de la Web. Se pensaba que la mayoría de los compradores nunca querrían comprar ropa sin poder probarla antes para ver como sienta, evaluar la sensación del tejido al tacto y comprobar que la talla es la correcta; elementos que varían mucho de unas marcas a otras.

Sin embargo, unas políticas de devolución liberales y las mejoras en las herramientas de navegación de los sitios Web que, actualmente, permiten aproximarse a las prendas mediante un zoom y girar las imágenes, han unido la brecha que separaba ambos tipos de compra. Paralelamente a esto, la gran expansión del acceso a Internet de alta velocidad en los EEUU ha permitido que los usuarios puedan descargar las imágenes de los productos con rapidez y completar la compra en segundos.

Aún así, los consumidores se muestran más reacios a comprar ropa en línea que otros productos: según el informe de Shop.org, elaborado por Forrester Research, en el 2006, tan solo el 8% de todas las compras de ropa se hicieron por Internet, frente a un 41% en el caso de los ordenadores o un 21% en los libros. Pero el mercado de la ropa es mucho mayor que los otros.

El inconveniente es que el porcentaje de devolución de la ropa comprada en línea es prácticamente el doble que el de otros productos comprados por Internet, lo que incrementa los costes para los vendedores.

Otro de los factores que ha influido en el enorme crecimiento de las ventas de ropa por Internet durante el 2006 es la apertura de varios sitios Web de venta de importantes marcas.

Además, se ha observado que los compradores que tradicionalmente adquirían ropa por catálogo se están pasando a Internet.

El informe de Shop.org, elaborado tras el estudio de 174 vendedores, advierte también la posibilidad de que se llegue a un punto de saturación y se produzca un retroceso.

Fuente: New York Times Technology

Relacionado: Comprar Ropa por Internet