La tecnología de búsqueda (2): la importancia de los estándares

Continuamos con el tema que abordamos hace dos semanas sobre la tecnología de búsqueda a través de un análisis de Technology Review (MIT). En aquel post comentábamos el pulso entre Google -Microsoft y la importancia de los estándares. Hoy damos más detalles sobre el tema de la arquitectura (estándares) y las razones para pensar que Microsoft no tiene tantas ventajas a favor como en otras guerras pasadas “guerras”.

La guerra de arquitecturas (también conocida como guerra de estándares) tiene su justificación en el hecho de que los mercados de la tecnología de la información requieren de estándares para gestionar complejidad, comunicación y cambio tecnológico.

Históricamente, recuerda TR, que el control de los más importantes estándares de la tecnología de la información ha creado más riqueza que ninguna otra actividad humana. Además bien gestionados duran para siempre. Haciendo memoria: IBM’s mainframe arquitectura en 1964; Intel primer microprocesador en 1971; Microsoft y su primer sistema operativo en 1981; Cisco Systems y su primer router en 1986. Ninguno de estos muestran signos de desaparecer y cada uno de ellos ha generado cientos de miles de millones de dólares en ingresos acumulados.

Aunque también es cierto que la estandarización es alcanzada en algunos casos a través de esfuerzos no privados (gobiernos, etc.

). Ejemplos no faltan: los protocolos básicos de Internet, el estándar HDTV, comunicación telefónica… O en otros casos se cede gratuitamente al mercado (protocolo de Ethernet)

Frente a esto el movimiento de código abierto (open-source movement) se presenta como una variante interesante de una estandarización no privada basada en un control descentralizado. En el caso de un software de código abierto como Linux, una comunidad de creadores y de usuarios apoyan fielmente en la dirección de un estándar abierto.

Pero el autor recuerda que la estandarización es alcanzada vía el mercado y a través de la competencia. Señala: “la mejor tecnología no siempre gana”; una estrategia bien concebida es, a menudo, más importante”….En este sentido las arquitecturas ganadores son propietarias y difícil de clonar, pero también son “abiertas” – esto es, proporcionan interfaces accesibles para una gran variedad de aplicaciones que pueden ser construidas por otros usuarios o vendedores. De esta forma una arquitectura conquista mercados y crea un “lock-in” que significa que los usuarios llegan a ser cautivos de ella, incapaces de cambiar a un sistema rival sin costes importantes”.

La industria de la búsqueda es según TR el nuevo sitio para un amplísimo imperio de arquitectura que hay que construir.

Un parte del espacio es ocupado Google, pero la mayor parte por nadie. Pero al final solo habrá espacio para una única arquitectura.

Las guerras en las que Microsoft ha salido victorioso en el pasado (desde IBM a Novell, Apple, Net­scape…) no tienen porqué volver a repetirse de la misma forma. Por razones diferentes, esta guerra de arquitectura puede acabar de forma diferente. He aquí las razones que apunta TR:

  1. Primero, muchas de las compañías derrotadas por Microsoft en los últimos 20 años están sufriendo de las heridas de la depredación por parte de Microsoft. Con Eric Schmidt, Google puede tener un CEO con la experiencia tecnológica y empresarial para sobrevivir a Bill Gates.
  2. Segundo, el principal servicio de Google funciona en una plataforma que Microsoft no controla: la web.
  3. Tercero, en algunos casos (tales como la lucha contra Linux) el software de Microsoft es ahora el titular que sufre el alto coste.
  4. Cuarto. Algunos analistas creen que Microsoft ha perdido su carácter de empresa vanguardista. Su tamaño y su madurez le han llevado a la complacencia. Su capacidad de respuesta es más lenta que la que se observaba hace unos pocos años.
  5. Quinto. Microsoft no siempre gana. Adobe e Intuit lo están logrando. MSN no devoró a AOL o Yahoo, y Xbox no ha derrotado la industria de juegos japonesa.
  6. Y finalmente, la reciente entrada de Microsoft en la guerra de los buscadores -la versión beta de MSN- definitivamente no impresiona para nada y para nadie. (Aunque, nuevamente hay que recordar que Windows 1.0 también era bastante malo).

Por tanto, la derrota de Google no es ni mucho menos una conclusión previsible. Incluso, si las cosas las continúan haciendo bien -apunta TR- Google llegará a ser una enorme compañía poderosa y rentable que represente el mayor resto que Microsoft tendrá que afrontar desde su lucha con Apple – Macintosh. Por último -señala TR- si Microsoft consigue logros serios en relación con su buscador -y hay razones para pensar que lo logrará- Google necesitará una brillante y sólida estrategia para sobrevivir.


Añadir Comentario