Guardar y compartir películas digitales

Nuevas formas de almacenar y compartir películas digitales

¿Qué pasaría si pudiéramos pagar por comprar una película digital en línea o en una tienda al por menor y luego reproducirlas en nuestro ordenador, en la TV de un amigo o incluso en un teléfono inteligente?

Las ventas de DVD están disminuyendo a medida que la gente recurre a Internet para ver vídeos en streaming o descargar versiones digitales de las películas nuevas. Sin embargo, las descargas digitales compradas a un distribuidor, ya sea Blockbuster o la tienda iTunes de Apple, se pueden reproducir sólo en dispositivos con un software compatible.

Mitch Singer, vicepresidente ejecutivo de Sony Pictures Entertainment, lidera un consorcio de la industria denominado Digital Entertainment Content Ecosystem, que está desarrollando las normas técnicas y una infraestructura comercial que podría convertirse en una plataforma común para la compra de contenidos digitales.

Una cuenta en línea conocida como “digital rights locker” es fundamental para el sistema: tendría controles de seguridad para impedir la piratería, pero reconocería a los clientes registrados que han adquirido legítimamente una película. Según Singer, esos clientes recibirían una autorización casi instantánea para descargar la película, visualizarla mediante streaming en una amplia variedad de dispositivos o incluso copiarla en un disco para poder verla más tarde cuando no tengan acceso a Internet.

La mayoría de los principales estudios de cine están participando en la iniciativa, junto con numerosas empresas de hardware y software. Disney, en cambio, está trabajando en su propia iniciativa, denominada Keychest. Apple, que ya domina el incipiente mercado de las descargas, tampoco ha querido participar.

Los expertos en el tema coinciden en que las descargas digitales son el futuro, sobre todo porque los consumidores más jóvenes están acostumbrados a acceder a Internet con sus dispositivos móviles desde cualquier sitio. Sin embargo, al menos por el momento, muchos consumidores todavía alquilan películas en DVD en los quioscos automatizados de los supermercados y centros comerciales, aunque los tradicionales videoclubs están sufriendo, agregaron Anthony Bay, CEO de MOD Systems, que ha desarrollado un nuevo modelo de quioscos autoservicio al por menor.

En lugar de dispensar películas en DVD, estas máquinas permiten a los clientes elegir entre una amplia biblioteca de archivos de películas digitales y descargar su selección a una pequeña tarjeta de memoria SD, como las utilizadas para almacenar fotos u otros contenidos digitales. Los clientes pueden, posteriormente, visualizar sus películas en un PC, una videoconsola o un dispositivo portátil, que cuente con ranuras para la tarjeta SD.

Fuente: Mercury News