El futuro de Google ante la Web Semántica

El fundador de la Red cree que Google podría ser suplantado por la aplicación de la web semántica

Según Tim Berners-Lee, inventor de la World Wide Web, Google podría acabar siendo reemplazado como líder supremo de Internet por una compañía que aproveche el poder de la tecnología Web de última generación.

El gigante de las búsquedas ha desarrollado un método extremadamente eficaz de buscar páginas en Internet, señala Berners-Lee, pero esa capacidad no es nada en comparación con lo que se podría lograr en “la Web del futuro”, que según él, permitirá relacionar entre sí cualquier tipo de información —como una foto o un extracto bancario.

Berners-Lee añadió también que la “fiebre actual” de redes sociales como Facebook y MySpace se verá desbancada por redes que conecten todo tipo de cosas (no solo gente), gracias a una tecnología rompedora conocida como la “Web semántica”.

La Web semántica, nombre utilizado en el sector de Internet y de la informática para describir la próxima etapa de desarrollo de la Web, consiste, básicamente, en establecer una conectividad basada en Web entre cualquier tipo de información (no solo páginas Web), de modo que puedan “comunicarse” entre sí.

La Web actual es un conjunto de páginas Web con enlaces entre sí por las que Google y otros motores de búsqueda ayudan a navegar a los usuarios. La Web semántica, en cambio, permitirá la conectividad directa entre trozos de información a un nivel mucho más bajo (entre una dirección y un mapa, por ejemplo), dando lugar a la aparición de nuevos servicios.

“Con la Web semántica se pueden construir aplicaciones mucho más potentes que cualquiera de la Web actual”, señala Berners-Lee. “Imaginemos que dos cosas completamente independientes (nuestro extracto bancario y nuestro calendario) hablasen el mismo lenguaje y pudiesen intercambiar información entre sí. Podríamos arrastrar uno sobre otro y aparecerían toda una serie de puntos sobre nuestro calendario indicándonos cuando hemos realizado los gastos.

“En caso de no estar seguros todavía de dónde estábamos cuando realizamos alguna transacción en concreto, podríamos arrastrar también nuestro álbum de fotos sobre el calendario y comprobar que utilizamos la tarjeta de crédito mientras le hacíamos fotos a nuestros hijos en un parque temático. Se trata de crear una red ilimitada de toda la información de nuestra vida”.

Fuente: Times Technology