Crisis de innovación en Silicon Valley

Según un artículo publicado este mes en The New York Times, Judy Estrin, que ha construido varias empresas de Silicon Valley y ha sido la jefa de tecnología de Cisco Systems, afirma que Silicon Valley tiene problemas. En su nuevo libro, titulado “Closing the Innovation Gap”, comenta que los problemas del valle son síntoma de la crisis en innovación que afecta al país.

En una entrevista en su oficina de Menlo Park, Estrin señaló que EEUU está ahogando la innovación al no arriesgarse en diversos sectores, desde el académico al gubernamental o el de capital riesgo. “No suelo ser alarmista, pero estoy realmente muy preocupada por este país”, comentó.

En su libro, Estrin habla de todo, desde los problemas en la educación elemental al desarrollo de fármacos, pero su experiencia se encuadra en el campo de las tecnologías de la información. En 1981, cofundó tres empresas tecnológicas: Bridge Communications, Network Computing Devices y Precept Software. En 1998, Cisco adquirió Precept y la nombró jefa de tecnología, puesto que abandonó en el 2000 para cofundar Packet Design. Actualmente, es presidenta de JLABS.

Estrin relaciona los problemas de Silicon Valley con el boom tecnológico. Según ella, fue entonces cuando los empresarios e inversores de capital riesgo empezaron a centrarse más en las empresas emergentes para luego venderlas en lugar de construir compañías de éxito a largo plazo.

“En 1998, se produjo un cambio en Silicon Valley hacia una caza de dinero y de beneficios a corto plazo”, señaló.

En parte, el motivo fue que Cisco y otras grandes compañías de rápido crecimiento empezaron a adquirir empresas recién creadas con tecnologías innovadoras en lugar de desarrollar nuevas ideas internamente. Los empresarios empezaron a financiar empresas con el objetivo de venderlas a una gran compañía tecnológica y los inversores de capital riesgo lo fomentaron.

Estrin reconoce que todavía aparecen ideas innovadores en Silicon Valley, pero según ella, las tecnologías que se están usando como base en nuevos productos como el iPod de Apple o la red social Facebook se desarrollaron, en realidad, hace varias décadas.

Si los empresarios no continúan desarrollando tecnologías innovadoras, señala, el valle se encontrará en una situación desesperada en unos diez años. Estrin comparó la situación con un árbol que parece estar creciendo bien, pero cuyas raíces se están pudriendo bajo tierra.

Desde el fracaso de las inversiones tecnológicas, añade, los inversores de capital riesgo se han vuelto demasiado cautos. “Lo que deberían hacer […] es volver a correr riesgos”, señaló. Según ella, el éxito de su propia carrera no habría sido posible con la situación actual. “El ambiente que era tan rico y me ayudó a empezar mi carrera no está ahí para mi hijo”, comentó.

Fuente: New York Times