Censurar los blogs

Surgen las protestas ante el intento de eliminar los malos comportamientos de la blogosfera

Según un artículo publicado el 10 de abril de 2007 en la versión en línea de The Guardian, dos conocidos pioneros de Internet han propuesto esta semana una serie de pautas para filtrar los comentarios ofensivos y abusivos de los blogs; y, como consecuencia, se han encontrado con una lluvia de comentarios de este tipo dirigidos a ellos.

El ‘código de conducta’ propuesto consiste en un borrador de un conjunto de reglas que pretenden introducir el concepto de urbanidad a la blogosfera; y sus autores son Tim O’Reilly, inventor de la Web 2.0, y Jimmy Wales, fundador de Wikipedia.
Ambos han publicado un programa de siete puntos cuyo fin sería, según ellos, hacer frente a la enorme cantidad de comentarios abusivos presentes en Internet, preservando al mismo tiempo, el espíritu de libertad de este medio. El punto uno, por ejemplo, señala que toda persona que suscriba este código se comprometerá a retirar cualquier comentario inaceptable de sus blogs.

Los autores definen como ‘inaceptable’ cualquier contenido empleado para abusar, acosar, desairar o amenazar a otros; que difame o tergiverse; o infrinja los derechos de copyright, de confidencialidad o de privacidad. También se deberá eliminar los mensajes anónimos, e incluso los publicados bajo pseudónimos, siendo necesaria una dirección de correo válida para realizar comentarios.

Según los autores, el código propuesto podrá ser corregido por los usuarios hasta llegar a un acuerdo acerca de una versión final. Proponen también el uso de insignias que señalen los sitios que suscriben el código y los que no.

Muchos sitios, incluido el blog de the Guardian, ya utilizan algunos de los puntos, pero este es el primer intento de aplicar una normativa común a una población en rápida expansión como es la de los blogs, que alcanza ya los 71 millones.
Este borrador de directrices ha dado lugar a un amplio debate con respuestas muy variadas. Dan Gillmor, del Centre for Citizen Media, un grupo de la Facultad de Periodismo de Berkeley, rechaza la necesidad de un código de conducta y lo considera incluso peligroso. ¿Quién será el juez para decidir qué es o no inaceptable?, señala. Para él, basta con una única regla: ser cívicos.

Según 901am, la urbanidad es subjetiva y controlar lo que la gente dice en los blogs puede llevar al declive del medio y a la introducción del totalitarismo en línea.

Fuente: Technology Guardian