Mail Goggles para evitar correos embarazosos

Por la mañana tras una noche de marcha hay pocas cosas más peligrosas que la combinación de un ordenador, demasiado alcohol y un fuerte sentimiento de indignación.

Pero podría haber una solución para los que no se pueden resistir a enviar bajo los efectos del alcohol un correo indeseable a su jefe o ex-pareja. Un empleado altruista de Google ha ideado un sistema que bloqueará el envío (o al menos hará que la persona se lo replantee) de este tipo de mensajes, de los cuales probablemente se arrepienta al día siguiente.

Mail Goggles, que se puede configurar para que se active por las noches y los fines de semana, pide al remitente que responda a una serie de preguntas matemáticas cortas entes de enviar el mensaje. El usuario deberá completar las operaciones de multiplicación y suma elementales en un límite de tiempo.

La idea, según el ingeniero de Gmail Jon Perlow es ayudar a los que quizá están demasiado cansados o fuera de sí a prever las consecuencias de sus acciones.
A veces enviamos mensajes que no deberíamos enviar, señala Perlow, como decirle por mail a una chica que estás loco por ella o enviarle un mail a una ex-pareja a las tantas de la madrugada pidiéndole que vuelva contigo.

Según él, el programa está diseñado para determinar si “estás realmente seguro de que quieres enviar ese correo el viernes de madrugada. ¿Qué mejor modo de comprobarlo que obligándote a resolver unos cuantos problemas matemáticos sencillos después de pulsar el botón ‘Enviar’ para verificar que estás en plenas facultades?”.

Incluso los expertos en comunicaciones necesitan, a veces, un momento para respirar profundamente y revisar lo que han escrito y a quién va dirigido. Hace tres años, Alastair Campbell, antiguo Director de Comunicaciones del Primer Ministro británico se vio obligado a disculparse tras haber utilizado accidentalmente su Blackberry para decir a la BBC lo que pensaba del periodismo de la compañía. Por desgracia, envió el email —que decía: “¡Iros a la mierda y cubrir algo importante gilipollas!”— a un reportero del programa de noticias Newsnight de la BBC, en lugar de a los asesores de marketing del partido laborista.

En un posterior email al periodista, Campbell admitió que no se encontraba demasiado bien cuando escribió ese “estúpido mail” desde su Blackberry.

Fuente: The Guardian Technology