Las SmartEyeGlass de Sony, competencia de las Google Glass, podrían lanzarse a finales de 2014

Según Techtimes, Sony está trabajando en lo que sería la competencia de las Google Glass, las SmartEyeglass, y para sorpresa de todos, planea lanzarlas a finales de 2014. Si no hay un cambio de fecha, Sony las pondría a disposición de los consumidores antes que Google, aunque esto quizás no importe mucho a menos que el dispositivo de Sony realmente valga la pena. 
Las gafas inteligentes de Sony no parecen tan fascinantes en cuanto a diseño, al menos en lo que respecta al prototipo del desarrollador. La versión para el consumidor debería mejorarse. Por su parte, el software es similar al de las gafas de Google, aunque parece incluso mejorar a éstas en algunos aspectos. 
Si Sony es hábil, podría convertirse en la primera empresa líder del mercado de este dispositivo portátil. Pero de nuevo cabe preguntarse si el mercado de las gafas inteligentes llegará alguna vez a despegar. Google ha dado un audaz impulso al mismo pero por alguna razón, las empresas no parecen darse cuenta. Éstas dan más valor al reloj inteligente que a las gafas. Sin embargo, la situación podría dar un giro inesperado si Sony o Google lanzaran un producto de gran importancia. 
Algunos aspectos negativos del software de las SmartEyeglass de Sony es que utilizan una pantalla monocroma verde que no es tan buena como parece, además de que podrían dañar la vista. 
Según afirma Sony “las SmartEyeglass están dotadas de una amplia gama de tecnologías de sensores incluyendo un acelerómetro, un giroscopio, una brújula electrónica, un sensor de brillo y de imagen CMOS y un micrófono. Además de estas características las SmartEyeglass también cuentan con la localización GPS del Smartphone al que se conecten para dar al usuario información optimizada. 
Hay mucho interés en ver lo que hace Sony con sus gafas inteligentes y si realmente es capaz de lanzar un producto que merezca la pena. También se espera que la empresa encuentre el modo de disipar los miedos de aquellos usuarios que desconfían de ver a alguien pasear por la calle con una cámara en la cara.