Google pretende crear su propia operadora de telefonía móvil: Google Wireless

Según diversas fuentes, que citan a personas familiarizadas con el tema, Google podría estar preparándose para vender planes de telefonía móvil directamente a los clientes y competir así, en un futuro no muy lejano, con las operadoras de telefonía móviles tradicionales. Para ello, contaría con la ayuda de dos de las operadoras más importantes de los EE.UU.: Sprint y T-Mobile.

La llegada de Google Wireless podría, según The Wall Street Journal, favorecer a los clientes, impulsando:

  1. Una reducción en los precios.
  2. Un aumento de las velocidades de conexión.
  3. Una mayor flexibilidad en los contratos de permanencia.

Google y la telefonía móvil

Durante años, la compañía ha ido reuniendo casi todas las piezas necesarias para convertirse en un proveedor de servicios móviles:

  • Ha creado el sistema operativo para móviles (Android) más utilizado en el planeta.


  • Diseña y vende móviles en línea.
  • Se ha convertido en un proveedor de servicios de Internet en los EE.UU. con su iniciativa Google Fiber.
  • E incluso tiene su propio servicio de telefonía VoIP, llamado Google Voice, que nos permite obtener un número de teléfono de Google y llamar a otras personas por Wi-Fi desde Gmail o Hangouts.

Lo único que le falta en los EE.UU. son las torres de telefonía móvil necesarias para construir una red nacional, algo que requeriría una enorme inversión de dinero y tiempo. 

Sin embargo, en lugar de gastar miles de millones de dólares en crear una red inalámbrica propia, todo apunta que Google estaría negociando con las operadoras de telefonía estadounidenses Sprint y T-Mobile para ofrecer el servicio a través de sus redes.

Google pagaría a las operadoras tan sólo 2 dólares por gigabyte, según las previsiones del analista de Macquarie Securities, Kevin Smithen, publicadas por CNN Money. Eso le permitiría ofrecer un servicio con grandes velocidades a un precio muy barato y revolucionar el mercado.

¿Por qué habrían dedicido Sprint y T-Mobile ayudar a Google?

El mercado de la telefonía móvil en los EE.UU. es un mercado extremadamente competitivo, que está inmerso en una guerra de precios continua y las operadoras Sprint y T-Mobile son la tercera y la cuarta en tamaño, respectivamente, por detrás de las dos grandes compañías del sector: Verizon y AT & T. No hay duda de que la entrada de Google en un mercado como este podría ser altamente disruptiva, de ahí que las compañías más pequeñas hayan decidido colaborar con el gigante de Internet, en un intento por subirse al carro y no quedar fuera del juego.

Según eso, Verizon y AT & T deberían estar preocupadas.

En cualquier caso, tanto T-Mobile como Sprint, están siendo muy cautelosas a la hora de llegar a un acuerdo. Según The Wall Street Journal, Sprint habría añadido una cláusula a su contrato con Google que le permitiría renegociar el acuerdo en caso de que el gigante de las búsquedas consiga un número elevado de clientes.

Dada la popularidad de Google, eso podría suceder en no mucho tiempo. Smithen cree que Google pagará 750 millones de dólares a Sprint y 250 millones de dólares a T-Mobile por su servicio en 2018, es decir, que Google podría vender mil millones de dólares en servicios inalámbricos en apenas tres años.

¿Triunfará Google en el negocio de la telefonía móvil?

Según CNN Money, “las probabilidades de que Google pueda vencer a las cuatro grandes compañías en su propio terreno son prácticamente nulas“, dado que, a menos que opte por construir su propia red –y eso exigiría una cantidad ingente de dinero y de tiempo– siempre se verá obligada a ofrecer su servicio a través de la red de alguna de las cuatro compañías.

Aún así, Google podría salir beneficiado con la iniciativa.

En los últimos años, Google ha tenido ciertos roces con algunas de las operadoras de telefonía móvil. Verizon, por ejemplo, ha bloqueado la instalación de la aplicación Google Wallet en sus teléfonos y ha configurado Bing, el buscador de Microsoft, como motor de búsquedas por defecto en algunos de sus dispositivos. Por su parte, Google ha realizado algunas declaraciones en contra de la limitación de velocidad que AT&T y Verizon imponen a sus clientes una vez que alcanzado cierto límite.

En cualquier caso, el plan no está exento de riesgos: cuando el servicio o las conexiones fallen, los clientes no se acordarán de Sprint o T-Mobile, sino que culparán a Google del problema.

Qué diferencia a Google de otros participantes

Google no es el primero que ha intentado introducirse en este mercado. Otros, como Best Buy, Staples o Wal-Mart ya ofrecen planes de telefonía móvil a sus clientes.

Sin embargo, según las fuentes familiarizadas con el tema que cita The Wall Street Journal, el servicio de Google ofrecerá algo completamente nuevo: la posibilidad de alternar entre operadoras, en lugar de ceñirse a una sola.

El servicio contaría con una nueva tecnología que buscaría entre las conexiones móviles proporcionados por Sprint y T-Mobile y los puntos de acceso Wi-Fi disponibles, y escogería la opción con mejor señal en cada momento para enrutar las llamadas, textos y datos.

El objetivo de Google, según estas fuentes, es conseguir la conexión más rápida y de mejor calidad para los usuarios, sin que éstos tengan que preocuparse por tener que establecer una relación a largo plazo con una operadora.

Según CNN Money, si el plan de Google tiene éxito, podría sentar las bases para que Apple hiciese lo mismo con cada iPhone. De hecho, la compañía ya hizo saltar las alarmas en octubre, con la presentación de unos nuevos iPad que incluían una tarjeta SIM capaz de funcionar con tres de las cuatro grandes operadoras de telefonía móvil estadounidenses.

Por supuesto, Facebook y otras compañías interesadas en que los usuarios se conecten a Internet podrían sumarse al carro.

¿Cuándo y dónde empezará a funcionar el servicio?

Aún no está del todo claro en qué zonas planea Google ofrecer su servicio, cuánto costaría o qué fabricantes de dispositivos móviles han acordado ya trabajar con la compañía en caso de que el nuevo servicio vaya adelante.

Según las fuentes citadas por The Wall Street Journal, el servicio podría ponerse en marcha a lo largo del primer semestre de este año y, probablemente estará disponible en todo el país, aunque parece ser que ya se habría retrasado la fecha de lanzamiento en varias ocasiones –la última, en octubre de 2014–, por lo que podría volver a suceder.

Por el momento, Google ha declinado hacer comentarios al respecto.

Veremos qué sucede a lo largo de este año…