Vehículos de administración impulsados por enzimas

Científicos holandeses han conseguido que unos nanotubos se muevan utilizando motores impulsados con enzimas.

Ben Feringa y sus colaboradores de la Universidad de Groningen, Países Bajos, han diseñado motores para nanomáquinas que posiblemente se podrían utilizar en el cuerpo humano.

El peróxido de hidrógeno ha demostrado su utilidad como combustible químico para impulsar motores microscópicos pero, según Feringa, su viabilidad está de algún modo limitada por su inherente reactividad. Para resolver este problema, el equipo utilizó como motor para su nanomáquina dos enzimas en tándem. Según ellos, combinando glucosa oxidasa con catalasa, se puede utilizar la glucosa relativamente estable como combustible primario. ‘Este combustible ya está presente en el cuerpo’, señaló el miembro dle equipo Wesley Browne, ‘y es completamente inerte’.

Fuente: RSC Publishing