Unos investigadores desarrollan unos recubrimientos ultradelgados de pintura en spray que cambian de color con apenas unos átomos de espesor de diferencia

En el Pierce Hall de la Universidad de Harvard, la superficie de una pequeña hoja de oro recubierta de germanio brilla con un intenso color carmesí. Un centímetro a la derecha, donde el mismo recubrimiento metálico es, literalmente, unos 20 átomos más grueso, la superficie es de un azul oscuro, casi negro. Los colores forman el logotipo de la Harvard School of Engineering and Applied Sciences (SEAS) (Escuela Harvard de Ingeniería y Ciencias Aplicadas), donde los investigadores han demostrado una nueva forma de personalizar el color de las superficies metálicas aprovechando un fenómeno óptico que hasta ahora se había pasado completamente por alto.

Durante siglos se pensó que los efectos de interferencia de película delgada, como los que hacen que los pavimentos oleosos reflejen un arco iris de colores, no podrían producirse en materiales opacos. Ahora, los físicos de Harvard han descubierto que incluso las películas delgadas “con mucha pérdida”, si tienen un grosor atómico, se pueden adaptar para reflejar una gama concreta de colores vivos y espectaculares.

Publicado en la revista Nature Materials (en línea) el 14 de octubre, el descubrimiento abre nuevas posibilidades para el desarrollo de dispositivos ópticos sofisticados, así como de productos de consumo como joyas, y nuevas técnicas de artes visuales.

Fuente: http://www.seas.harvard.edu/news-events/press-releases/applied-physics-as-art?goback=.gde_3287601_member_175143362


Añadir Comentario