Se desarrollan nanocables para tratar a Parkinson

Gracias a los nanocables los implantes cerebrales podrían ser más seguros y más baratos

Para tratar los casos más graves de Parkinson, los cirujanos implantan unos electrodos en el cerebro del paciente, donde éstos transmiten unos impulsos eléctricos de alta frecuencia que detienen el sistema neural responsable de los temblores característicos de esta enfermedad, pero este tratamiento conocido como “estimulación profunda del cerebro” es caro y arriesgado: hay que abrir el cráneo del paciente y los electrodos pueden dañar los vasos sanguíneos del cerebro.

Sin embargo, según un artículo publicado el 11 de julio de 2006 en Technology Review, un nuevo tipo de nanoelectródo polimérico podría hacer que los implantes cerebrales pasasen a ser mucho más seguros y más baratos.

Rodolfo Llinas, Prof. de Neurociencia de la Universidad de Nueva York, ha trabajado con Ian Hunter, Prof. de Ingeniería Mecánica y Biológica del MIT, en el desarrollo de un electrodo de nanocables de tan solo 600 nanómetros de ancho. Se trata de un dispositivo tan delgado que se podría insertar a través de una arteria del brazo o la ingle, subir hasta el cerebro y deslizarse por los vasos sanguíneos más pequeños, acercándose lo suficiente a las neuronas como para detectar y transmitir señales eléctricas.

En cualquier caso, antes de que esta tecnología se pueda utilizar en humanos, los investigadores deberán demostrar que los nanocables no tienen otras complicaciones, como por ejemplo la formación de coágulos de sangre.

Fuente: Technology Review