Proteínas diseñadas por ordenador programadas para desarmar a una gran variedad de virus de la gripe

Unas proteínas diseñadas por ordenador para combatir la gripe están actualmente en desarrollo. Los investigadores están demostrando que las proteínas presentes en la naturaleza, que normalmente no se enlazan al virus de la gripe, se pueden diseñar para actuar como agentes antivirales de amplio espectro contra una variedad de cepas del virus de la gripe, incluida la gripe pandémica H1N1

“Una de estas proteínas modificadas tiene una potencia para combatir la gripe que rivaliza con la de varios anticuerpos monoclonales humanos”, señaló el Dr. David Baker, profesor de bioquímica de la Universidad de Washington, en un informe publicado en Nature Biotechnology (“Optimization of affinity, specificity and function of designed influenza inhibitors using deep sequencing“).

Baker y su equipo querían crear antivirales que pudiesen reaccionar contra una amplia variedad de subtipos H, ya que esta versatilidad podría conducir a una terapia integral para la gripe. Concretamente, los virus que tienen hemaglutininas del subtipo H2 fueron los responsables de la pandemia mortal de 1957 y continuaron en circulación hasta 1968. Las personas nacidas después de esa fecha no se han visto expuestas a los virus H2. La gripe aviar reciente tiene una nueva versión de la hemaglutinina H1. Los datos sugieren que las proteínas de Baker se enlazan a todos los tipos de hemaglutinina del Grupo I, un grupo que incluye no sólo la H1, sino también las cepas pandémica H2 y aviar H5.

Reconociendo la importancia que estos nuevos tratamientos para la gripe pueden tener para la seguridad nacional e internacional, la Agencia de proyectos avanzados de defensa (Defense Advanced Research Projects Agency) y la Agencia para la reducción de amenazas de defensa (Defense Threat Reduction Agency) han financiado este trabajo, junto con el Instituto Nacional de Enfermedades infecciosas y alérgicas (National Institute for Allergy and Infectious Diseases) de los HIH (National Institutes of Health).

Fuente: http://www.nanowerk.com/news/newsid=25465.php