Posible relación entre nanotubos de carbono y cáncer

Se advierte que los nanotubos de carbono podrían ser igual de perjudical para la salud que el asbesto

Un equipo de científicos ha advertido que los nanotubos de carbono podrían presentar un riesgo de cáncer similar al del asbesto. Según ellos, el gobierno británico debería restringir el uso de estos materiales, incluidos ya en diversos productos de consumo, para proteger la salud de los humanos.

En la mayoría de los productos que contienen nanotubos, como los paneles de las carrocerías de los coches, las raquetas de tenis, los mástiles de los yates y los cuadros de las bicicletas, las fibras están incrustadas en materiales compuestos, proporcionando resistencia y ligereza. De esta forma es probable que no sean muy dañinos, pero los investigadores afirman que sería necesario realizar más estudios para confirmarlo; no basta con dar por hecho que las personas no pueden estar expuestas a los nanotubos de carbono incrustados en otros materiales. Los científicos tendrían que demostrar que la exposición a esos productos es segura, señaló Andrew Maynard, del Woodrow Wilson International Centre for Scholars, en Washington.

Según el Dr. Maynard, los riesgos son mayores durante la fabricación y cuando los productos llegan al final de su vida. “¿Qué sucede cuando se desguazan estos productos o se tiran a un vertedero? ¿Hay alguna posibilidad de que los nanotubos de carbono salgan entonces al exterior y se produzca dicha exposición? Simplemente, desconocemos la respuesta a eso y creo que es algo que hay que averiguar”.

Los nanotubos de carbono, desarrollados en 1991, han demostrado ser unos materiales extremadamente útiles, al conferir gran resistencia y al mismo tiempo ser muy ligeros. Además, son unos excelentes conductores del calor y la electricidad y nos los han vendido como materiales maravillosos que podrían constituir la base de una nueva generación de dispositivos electrónicos.

“Esto es un motivo de preocupación”, señaló Anthony Seaton, profesor y experto en enfermedades relacionadas con el asbesto que trabaja en el Institute of Occupational Medicine de Edimburgo. “Con el asbesto pasó lo mismo; tenía miles de aplicaciones y la gente lo utilizó experimentalmente. Su uso llegó a ser muy generalizado”
Las similitudes entre el tamaño y la estructura de los nanotubos de carbono y los de las fibras de asbesto han planteado siempre un interrogante acerca de cómo podrían afectar los primeros a los pulmones. Las nuevas investigaciones indican que, en ratones, los nanotubos, al igual que el asbesto, causan inflamación del mesotelio, membrana que rodea los pulmones y otros órganos del cuerpo. En el caso del asbesto, la inflamación es una fase que conduce al letal cáncer conocido como mesotelioma. Por lo general, este cáncer tarda entre 20 y 50 años en desarrollarse tras la exposición a las fibras de asbesto.

Los investigadores, que informaron del avance en la revista Nature Nanotechnology, compararon los efectos de los nanotubos cortos y largos. En el caso del asbesto, las fibras de unos 10 micrómetros de largo son inofensivas, porque las células inmunológicas pueden engullirlas y eliminarlas con seguridad; las de más de 15-20 micrómetros de largo, en cambio, son demasiado grandes para que las células las asimilen y su presencia provoca una respuesta inflamatoria. Los investigadores confirmaron que los nanotubos de carbono parecen tener el mismo efecto.

Fuente: The Guardian Science