Posibilidades de nanotecnología y robótica

La visión frente a la realidad en el laboratorio.

Los robots al estilo de las películas de ciencia-ficción como R2-D2, de “La guerra de las galaxias” o el modelo NS-5, de “Yo, robot”, pertenecen al reino fantástico de Hollywood –igual que los “nanobots” de la obra “Presa”, de Michael Crichton. Pero manteniendo los pies en el suelo, la robótica se define como la teoría y aplicación de los robots, dispositivos electrónicos, eléctricos o mecánicos completamente autónomos, destinados a actividades como la fabricación. Escalando esos robots a la mil millonésima parte de un metro, estaremos hablando de nanorobots. El campo de la nanorobótica combina varias disciplinas, incluidos los nanoprocesos de fabricación utilizados para producir robots a nanoescala, los nanoaccionadores, los nanosensores y el modelado físico a nanoescala..

Las tecnologías de manipulación nanorobótica, incluidos el montaje de piezas de tamaño nanométrico, la manipulación de moléculas o células biológicas y los tipos de robots utilizados para realizar estas tareas, también forman parte de la nanorobótica. La nanorobótica podría algún día conducirnos al santo grial de la nanotecnología, en donde unos ensambladores moleculares automatizados y autónomos puedan, no solo construir moléculas complejas, sino también elaborar copias de sí mismos o incluso completar los productos del día a día.

La investigación actual en nanorobótica se enfrenta a problemas más mundanos, como la fabricación de nanomanipuladores sencillos y motores a nanoescala.

Fuente: Nanowerk