Nuevos sensores de nanotubos que se pueden implantar bajo la piel durante un año

El óxido nítrico (ON) es una de las moléculas de señalización más importantes en las células vivas, dado que ayuda a llevar los mensajes al cerebro y a coordinar las funciones del sistema inmunológico. Se ha detectado que en muchas células cancerosas, sus niveles están alterados, pero por el momento, todavía se sabe muy poco sobre cómo se comporta el ON, tanto en las células sanas como en las cancerosas. Los nuevos sensores, desarrollados por investigadores del MIT, permitirán monitorizar los niveles de ON en el cuerpo del paciente y en tiempo real durante un año.

 Nanosensores implantables bajo la piel
Liderado por la postdoranda Nicole Iverson, el laboratorio de Michael Strano, profesor Carbon P. Dubbs de Ingeniería Química en el MIT, ha construido un sensor capaz de monitorizar el óxido nítrico (ON) en animales vivos durante más de un año.
“El óxido nítrico tiene papeles contradictorios en la progresión del cáncer y necesitamos nuevas herramientas para entenderlo mejor”, señala Strano. “Nuestro trabajo proporciona una nueva herramienta para medir esta importante molécula y, potencialmente otras, en el cuerpo y en tiempo real”.

Los nuevos sensores, descritos en la revista Nature Nanotechnology, se pueden implantar bajo la piel y, desde ahí, utilizarlos para controlar la inflamación, un proceso que produce ON. Esta es la primera demostración de que los nanosensores se podrían utilizar en el interior del cuerpo por un período de tiempo prolongado.

Estos sensores, hechos de nanotubos de carbono, también se podrían adaptar para detectar otras moléculas, incluyendo la glucosa.
De hecho, el equipo de Strano está trabajando ahora en unos sensores que se podrían implantar bajo la piel de los pacientes con diabetes para controlar sus niveles de glucosa o de insulina, eliminando así la necesidad de tomar muestras de sangre.
Fuente: phys.org
 
Seguir leyendo: