Nuevo nanofármaco para el cáncer de mama

Un nanofármaco rompe las barreras para atacar a las células del cáncer de mama desde dentro hacia afuera

Lanzar piedras a las paredes de un castillo es una manera de atacar a un enemigo, pero introducirse a escondidas en el interior hace que el objetivo sea mucho más vulnerable.

Investigadores del Instituto de Neurocirugía Maxine Dunitz del Cedars-Sinai han empleado una estrategia similar utilizando un modelo de ratón para apuntar a mecanismos importantes en el interior de las células del cáncer de mama más difícil. Anteriores estudios llevados a cabo en el Cedars-Sinai descubrieron que un enfoque similar resultaba eficaz para atacar tumores cerebrales malignos.

A diferencia de otros fármacos que atacan a las células cancerosas desde el exterior y, a menudo, dañan también las células normales como efecto secundario, esta terapia se compone de varios fármacos enlazados químicamente a un “vehículo de transporte”. Los fármacos sortean las células sanas y se acumulan en el interior de las células del tumor, atacando objetivos moleculares que permiten a las células cancerosas crecer y extenderse. Los estudios realizados con un modelo de ratón muestran que este enfoque de gran precisión, utilizando combinaciones de medicamentos, es más eficaz que los métodos estándar de tratamiento.

Esta investigación se centró en el cáncer de mama HER2-positivo, un tipo que, debido a una mutación genética, genera una cantidad excesiva de una proteína que fomenta el crecimiento de células cancerosas. Los cánceres de mama del tipo HER2-positivo tienden a ser más agresivos y a responder peor al tratamiento que otros cánceres de mama.

Fuente: Nanowerk News