Nuevo avance en la detección a nanoescala

Unos
investigadores han realizado un descubrimiento rompedor al
identificar la nanopartícula más sensible del mundo y medirla desde
una distancia utilizando luz. Estos nanocristales superbrillantes,
fotoestables y sin fondo permiten un nuevo enfoque para las
tecnologías muy avanzadas de detección con fibras ópticas.

El descubrimiento, realizado por un equipo de investigadores de la
Universidad Macquarie, la Universidad de Adelaide y la Universidad de
Pekín, abre el camino a una rápida localización y medición de las
células en un entorno vivo a nanoescala, como los cambios que se
producen en una célula viva individual del cuerpo humano en
respuesta a señales químicas.

Publicado en la revista Nature Nanotechnology, la investigación
describe un nuevo enfoque para la detección avanzada que se ha
logrado reuniendo una forma específica de nanocristal o “SuperDotTM”
con un tipo especial de fibra óptica que permite que la
luz interactúe con volúmenes de líquido diminutos (nanométricos).