Nanotubos de carbono para luchar contra el cáncer

La cura del cáncer es una de las muchas promesas de la nanotecnología. Aunque los científicos han estado realizando sorprendentes progresos en este campo, todavía hay dificultades importantes por superar antes de que las terapias anticáncer dirigidas y altamente selectivas estén disponibles para uso clínico.

Un sistema para erradicar el cáncer basado en nanotecnología debe contar con cuatro elementos:

  1. Formación de imágenes molecular, a nivel celular, de modo que incluso las sobreexpresiones más leves puedan ser monitorizadas;
  2. Dirección molecular eficaz tras identificar una superficie específica o marcadores de ácidos nucleicos;
  3. Una técnica para eliminar las células identificadas como cancerosas en función de la imagen molecular, por medio de terapia fotodinámica o administración de fármacos;
  4. Una técnica de imagen molecular posterior para controlar la eficacia terapéutica.

Uno de los problemas, hoy en día, es que estas cuatro técnicas se utilizan por separado o de forma ineficaz, dando lugar a un pobre resultado terapéutico global. Ahora, en lo que podría suponer un salto cuántico en el tratamiento del cáncer con nanotecnología, los investigadores han integrado estas técnicas realizándolas de forma simultánea in vitro, con unos resultados que muestran una mayor eficacia terapéutica en la destrucción de células cancerosas. Su demostración de dirección molecular multicomponente de receptores de superficie y subsiguiente destrucción fototérmica de células cancerosas utilizando nanotubos de carbono de pared simple (SWCNT) podría conducir a una nueva clase de administración molecular y sistemas terapéuticos para el tratamiento del cáncer.

Fuente: Nanotechnology Now