Nanotecnología y tejidos que recolectan energía

Los científicos están investigando el desarrollo de tejidos que captan energía, con nanotecnología incorporada que utiliza la energía cinética de los movimientos del usuario y la convierte en electricidad para alimentar dispositivos electrónicos. Estos tejidos serían una ayuda evidente para los excursionistas y los soldados, pudiendo dar electricidad a los teléfonos móviles, reproductores de MP3, luces nocturnas, etc. Los científicos están investigando también de qué forma estos tejidos que captan energía podrían convertir las vibraciones de baja frecuencia en electricidad, utilizando nanocables entrelazados con las fibras del tejido para no alterar el aspecto de la ropa.

Investigadores de Georgia Tech, dirigidos por el profesor de ciencias de los materiales Zhong Lin Wang, han fabricado una fibra flexible recubierta con nanocables de óxido de zinc que puede convertir la energía mecánica en electricidad. Los investigadores afirman que las fibras deberían ser capaces de recoger cualquier tipo de vibración o movimiento para elaboración de corriente eléctrica. Los nanocables de óxido de zinc chapados en oro, con unos 3,5 micrómetros de alto cada uno, se cultivan en una fibra polimérica flexible y se frotan contra otros nanocables no tratados, que se doblan y generan corriente. Los hilos obtenidos de las fibras podrían dar lugar a tejidos que conviertan los movimientos del cuerpo en corriente eléctrica. El desarrollo podría dar lugar a camisetas y zapatos que proporcionen electricidad a los iPods y los implantes médicos; cortinas que generen energía cuando se muevan con el viento; y tiendas de campaña capaces de dar energía a los dispositivos electrónicos portátiles. Según Wang, el tejido es eficiente y barato de producir.

Cetemmsa es otra empresa que supervisa proyectos de investigación relacionados con el uso de sensores en la ropa y los accesorios deportivos, algunos de los cuales pretenden ofrecer a los deportistas profesionales en el nuevo año. La compañía espera desarrollar una amplia gama de dispositivos electrónicos que se pueden integrar en la ropa y que podrían ser interesantes para los atletas, incluidos los monitores del ritmo cardíaco, la tecnología de refrigeración y soluciones de iluminación de bajo consumo.

Fuente: Energy Harvesting Journal