Nanotecnología y alimentos

Comprueba las cifras. Las estimaciones sitúan el mercado internacional actual de alimentos modificados con nanotecnología en 2.600 millones de dólares. Y los expertos afirman que podría aumentar hasta los 20.000 millones de dólares para el 2010. ¿Quién determina el menú? Las principales compañías de todo el mundo y una serie de empresas más pequeñas. Un cálculo estimado sugiere que, actualmente, se están llevando a cabo proyectos de investigación en más de 200 compañías, entre las que se incluyen 5 de los 10 gigantes del sector alimentario.

Pero ¿qué nos va a traer a la mesa la nanotecnología? Todos estamos acostumbrados a la harina enriquecida, las barritas energéticas y la leche con vitaminas añadidas. La nanotecnología está aportando este tipo de cosas a las comidas diarias. Por ejemplo, una empresa alemana está ofreciendo a los fabricantes del sector un modo de añadir antioxidantes a los alimentos utilizando la nanotecnología. La tecnología encapsula los antioxidantes en cápsulas a nanoescala tan diminutas que resultan invisibles. ¿El resultado? Puedes mejorar tu salud sin notar ningún cambio en el aspecto, gusto o tacto de tu alimento favorito. La tecnología es soluble en agua y en grasa, por lo que vale tanto para las bebidas energéticas como para un helado. ¿Qué será lo próximo? La adición de otras vitaminas –como las vitaminas C o E— a los alimentos tradicionales. Una empresa australiana está añadiendo ya nanocápsulas de ácidos grasos Omega-3 al pan blanco. De ese modo, los comensales obtienen los beneficios del aceite de pescado sin sabor a pescado. Y una empresa israelí está comercializando un aceite de canola modificado con nanotecnología para añadirle beneficios para la salud.

Fuente: IndustryWeek