Nanotecnología para tratar enfermedades oculares

Nanotecnología y oftalmología

Según un artículo publicado este mes en smalltimes.com, un informe de la Third Annual ARVO/Pfizer Ophthalmics Research Institute Conference indica que los investigadores están estudiando las microagujas, las nanopartículas y los portadores poliméricos como posibles técnicas para combatir la principal causa de discapacidad visual y ceguera en los EEUU.

El informe incluye resúmenes de siete sesiones sobre técnicas para la administración de fármacos oculares al segmento posterior del ojo, entre las que se incluye el uso de nanopartículas. En el informe se incluyen también los resultados y las opiniones de más de 3o investigadores destacados en oftalmología, reunidos por la ARVO Foundation for Eye Research. El artículo, publicado en el ejemplar de noviembre de la revista Investigative Opthalmology & Visual Science define la investigación actual y las futuras necesidades para la administración de fármacos oculares.

Las enfermedades del segmento posterior del ojo son responsables de la mayoría de los casos de discapacidad visual y ceguera en los EEUU, según el Dr. George Williams. Hasta ahora, estas enfermedades se trataban principalmente con cirugía, pero los recientes avances en terapias de fármacos han reemplazado o bien complementado la cirugía.

Durante el evento de dos días, el Dr. John Heckenlively, acompañó al Dr. Jayakrishna Ambarti, en una sesión sobre modelos animales de enfermedades oculares posteriores. El Dr. Allan Hoffman, habló sobre el diseño de portadores poliméricos para la administración intracelular de fármacos biomoleculares, como péptidos, proteínas y fármacos de ácidos nucleicos. Su grupo está centrado en utilizar una familia de polímeros sensibles a la acidez para ayudar a administrar uno de últimos fármacos: el ARN interferente pequeño o ARN de silenciamiento (siRNA, por sus siglas en inglés).

Otro grupo de conferenciantes habló del uso de las nanopartículas, microgotas y microagujas. El Dr. Mansoor M. Amiji, señaló que las nanopartículas pueden ayudar a superar las barreras para la administración de fármacos desde el nivel de órgano al subcelular. Otro laboratorio ha estado investigando la eficacia de microagujas sólidas y huecas que apenas penetran cientos de micrómetros en la córnea o la esclerótica para administrar los fármacos.

Una alternativa más segura para dirigir las inyecciones intravítreas podría ser la administración transescleral en el interior del vítreo utilizando inyecciones subconjuntivales, señaló el Dr. Michael Robinson, quien añadió que los investigadores necesitaron una clara comprensión de las barreras dinámicas para que la técnica funcionase en el tratamiento de enfermedades retinales. Otro investigador en esta área, el Dr. Dayle H. Geroski, sugirió que la relativamente elevada permeabilidad de la esclera ofrece un gran potencial para la administración transescleral de fármacos, especialmente para la administración en la parte posterior del ojo.

Otra investigación se centró en la terapia fotodinámica, que utiliza un agente fotosensibilizante que localiza, de forma más o menos selectiva, el tejido de destino (tejido diana) y se activa por medio de la luz, iniciando unas reacciones químicas que dañan dicho tejido diana.

Fuente: Smalltimes