Nanopartículas que atacan las células cancerosas

Científicos de BIND han demostrado que sus nanopartículas –que no sólo llevan fármacos incorporados, sino que además están revestidas con proteínas específicas para el cáncer– pueden detener mejor el crecimiento de tumores de próstata, de mama y de pulmón en roedores. BIND ha fabricado unas partículas que pueden permanecer en el torrente sanguíneo durante más de un día, aumentando la probabilidad de que el fármaco llegue al tejido al que está destinado. También está perfeccionando un método para hacer grandes volúmenes de su sistema de administración basado en nanopartículas a modo de preparación para los ensayos clínicos que hará de su tecnología en pacientes con cáncer el año próximo.

El enfoque de la compañía se basa en polímeros autoensamblables desarrollados en el laboratorio de Robert Langer, profesor de ingeniería química del MIT y pionero en la investigación de biomateriales. Langer fundó BIND en el 2006 con Omid Farokhzad, científico y médico de la Facultad de Medicina de Harvard y antiguo investigador postdoctoral en el laboratorio de Langer.

“La idea de utilizar nanopartículas es reducir la dosis mientras se mantiene la eficacia y se reducen los efectos secundarios”, señala Piotr Grodzinski, director de los Programas de Nanotecnología para el cáncer del Instituto Nacional del Cáncer, en Bethesda, Maryland (EEUU).

Fuente: Technology Review


Añadir Comentario