Nanopartículas de dióxido de titanio en el medio ambiente

Los productos recubiertos de nanopartículas de dióxido de titanio (nTiO₂) muestran un blanco puro. Por lo que desde la década de los 90, los fabricantes han añadido esta sustancia química a una amplia gama de productos de consumo, como cosméticos, pinturas, protectores solares e incluso alimentos. Ahora, el nTiO₂ llega, a menudo, a vías fluviales abiertas a través de las aguas residuales tratadas. Un nuevo estudio indica que este nanomaterial puede estresar los organismos fotosintéticos, pudiendo conducir a la interrupción de los ciclos del nitrógeno y el carbono en los ecosistemas acuáticos (Environ. Sci. Technol., DOI: 10.1021/es101658p).

Los investigadores recogieron Anabaena variabilis, una cianobacteria común, debido a que esta bacteria realiza la fotosíntesis y la fijación de nitrógeno.

Gu y Cherchi desarrollaron cultivos de las cianobacterias, con cantidades variables de nTiO₂ en suspensión. Para evaluar los efectos de las nanopartículas, los investigadores monitorizaron los cambios en el desarrollo celular y las estructuras celulares, como la producción de gránulos de la proteína grana cianoficina (CGP).

Según concluyen los investigadores, las observaciones sugieren que el nTiO₂ podría alterar los ciclos de carbono y de nitrógeno de un ecosistema acuático.

Fuente: http://pubs.acs.org/cen/news/88/i40/8840news5.html