Nanopartículas de cobre dañan al pez cebra

Unos investigadores han descubierto que las nanopartículas de cobre influyen en las branquias de los peces por medio de un mecanismo todavía desconocido y diferente del de los iones de cobre disueltos. Los resultados, publicados en ES&T (“Exposure to Copper Nanoparticles Causes Gill Injury and Acute Lethality in Zebrafish”), sugieren que las nanopartículas de cobre son más letales que las que se componen de carbono o dióxido de titanio (TiO2). Investigadores no relacionados con el trabajo advierten que el estudio constituye tan solo un primer paso en la valoración de los efectos del cobre y otros metales a nanoescala.

Se sabe que el cobre es tóxico para los peces. Incluso cantidades traza del metal pueden dañar el sentido del “olfato” de un salmón o destruir el hígado de una trucha, pero este daño se produce, generalmente, con la exposición a iones de cobre disueltos.

Estudios anteriores han investigado los efectos de nanopartículas como TiO2 en la trucha arcoiris. En una valoración de dos semanas, Richard Handy y sus colegas de la Universidad de Plymouth (Reino Unido) observaron problemas respiratorios y otros efectos subletales en los peces que podrían estar relacionados con iones metálicos, como el cobre, y la presencia de iones sodio y potasio.

Fuente y artículo completo: Nanowerk News