Nanoláser

Los rayos láser están a punto de ser mucho más precisos. Equipos independientes han encontrado el modo de reducir los láseres a dimensiones nanométricas de dos formas radicalmente diferentes: una, creando un dispositivo láser esférico de 44 nanómetros de diámetro; la otra puede concentrar la luz láser en un agujero de apenas 5nm de ancho.

Normalmente, las fuentes de ondas electromagnéticas no pueden enfocar un rayo hacia un tamaño más pequeño que la mitad de su longitud de onda. Para el espectro d ella luz visible, eso supone un tamaño de 190 a 350nm.

Para reducir este tamaño, los equipos utilizaron cuasi partículas llamadas plasmones de superficie –fluctuaciones en la densidad de los electrones sobre una superficie de metal– que pueden absorber la luz, viajar por la superficie y reemitir esa energía. Estas cuasi partículas on mucho más pequeñas que la longitud de onda de la luz visible, por lo que permiten enfocar un láser en un área más pequeña.

El truco para utilizarlas en un láser está en combinarlas con un medio que pueda amplificar su luz.

Leer todo en New Scientist