Nano submarino médico a punto de construirse

Desde el estreno en 1966 de la película “Viaje fantástico”, los médicos han soñado un vehículo médico real lo suficientemente pequeño como para poder navegar por el interior del cuerpo humano y arreglar las células dañadas. Gracias a una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Tel Aviv, podríamos estar a tan solo tres años de que ese sueño se haga realidad.

Los planos del submarino y un mapa de su viaje inaugural han sido publicados a comienzos de este año en la revista Science por el Dr. Dan Peer, que actualmente dirige el equipo de investigación del Departamento de Inmunología e Investigación Celular de la Universidad de Tel Aviv. El equipo construirá y probará la “máquina” en cuerpos humanos.

Hecho a partir de materiales biológicos, el submarino médico real no tendrá espacio suficiente para llevar a Raquel Welch, pero la estructura de tamaño nanométrico será lo suficientemente grande como para llevar la carga: fármacos eficaces para eliminar las células cancerígenas y erradicar las proteínas defectuosas.

“Nuestro laboratorio está creando nanomáquinas biológicas”, señala el Dr. Peer. “Estas máquinas pueden dirigirse a células específicas. De hecho, podemos apuntar a cualquier proteína que pueda estar causando una enfermedad o trastorno en el cuerpo humano. Este nuevo invento trata el origen, no los síntomas”.

El último artículo del Dr. Peer informa sobre la capacidad del dispositivo para apuntar a los leucocitos (células inmunológicas) en los intestinos de ratones con colitis ulcerosa. El Dr. Peer, denomina a su nuevo invento “submarino”, ha desarrollado un vehículo de tamaño nanométrico que funciona como un sistema GPS para localizar las células y dirigirse hasta ellas. En el caso de la enfermedad de Crohn, por ejemplo, apuntará a las células hiperactivas del sistema inmunológico en el intestino. En otras enfermedades como el cáncer, el submarino puede apuntar y administrar material a células cancerosas específicas, dejando intactas las células sanas que estén a su alrededor.

Aunque otros investigadores están trabajando en el campo de la nanomedicina y la administración de fármacos, los submarinos del Dr. Peer son de los primeros en combinar un fármaco candidato con un sistema de administración de fármacos. Mientras los submarinos flotan a través del cuerpo, se pegan a las células objetivo y administran la carga, un fármaco basado en el ARN interferente (ARNi). Este nuevo tipo de fármaco puede afectar al mecanismo de ARN defectuoso y reprogramar las células para que funcionen normalmente. Básicamente, el ARNi puede restituir la salud a las células enfermas o hacer que mueran (como en el caso de las células cancerosas).

Importantes compañías farmacéuticas han expresado ya su interés en esta investigación y en el campo del ARNi en general. Actualmente, el laboratorio de la Universidad de Tel Aviv está combinando su submarino médico con distintos compuestos de ARNi con el fin de dirigirlos hacia diferentes patologías, como el cáncer, la inflamación y las enfermedades neurodegenerativas.

Fuente: Science Daily


One Response

  1. Vicente 10 años ago

Añadir Comentario