Nano bolas para administrar medicamentos

La investigadora holandesa Cristianne Rijcken ha desarrollado un nuevo tipo de nanopartícula biodegradable. Las estructuras esféricas pueden encapsular varios medicamentos solubles en grasa, lo que facilita su llegada al tejido tumoral. Estas nanobolas constituyen unos porteadores muy prometedores para la administración controlada de fármacos anticáncer. Rijcken obtuvo recientemente su doctorado por esta investigación en la Universidad de Utrecht.

En ocasiones, los fármacos para el cáncer tienen unos efectos secundarios muy dañinos, debido a que no distinguen entre el tejido sano y el tumoral. Sin embargo, encapsulando estos fármacos en nanopartículas, acaban con más frecuencia en el tejido adecuado. Debido a la naturaleza biodegradable de las nanopartículas, el fármaco se libera únicamente una vez que se rompen las partículas. EL tiempo de ruptura se puede ajustar utilizando diferentes componentes para las nanoestructuras.

Las nanopartículas están hechas de cadenas de polietileno glicol (PEG) unidas a componentes desarrollados recientemente: derivados de ácido láctico de polimetacrilamidas. Estas nuevas cadenas poseen una propiedad única que combina la biodegradabilidad y la sensibilidad al calor.

Simplemente calentando una disolución acuosa de polímero, se forman, de manera espontánea, nanopartículas esféricas compactas de menos de 100 nanómetros. Las propiedades y la vida útil de las llamadas ‘micelas estabilizadas’ de Rijcken se pueden controlar totalmente cambiando los componentes.

Fuente: PhysOrg