Método de administración del gen de la insulina por nanopartículas

Según un artículo publicado este mes en Nanowerk News, se ha presentado en el 10th Annual Meeting of the American Society of Gene Therapy (ASGT), en Seattle, un método más seguro para la administración del gen de la insulina a pacientes diabéticos utilizando nanopartículas.

La diabetes de tipo 1 o juvenil tiene su origen en una destrucción autoinmune de las células beta (β-células) del páncreas que producen la insulina. Como resultado de la pérdida de insulina, los niveles de azúcar en sangre se elevan demasiado, produciendo daños en los vasos sanguíneos finos y las terminaciones nerviosas que conducen a síntomas debilitantes. Como resultado, los pacientes dependen de inyecciones diarias de insulina para sobrevivir. Sin embargo, es prácticamente imposible hacer coincidir el contenido de azúcar de cada comida con la dosis adecuada de insulina y los errores acumulados reducen considerablemente tanto la calidad de vida como su duración.

Recrear una secreción de insulina interna con la regulación adecuada en células portadoras (células no beta) de individuos con diabetes es un enfoque atractivo para curar esta enfermedad. El principal obstáculo de este enfoque ha sido replicar la secreción automática de insulina regulada según los requerimientos del cuerpo.

El objetivo del Dr. Anthony Cheung y sus colegas de enGene, Inc., Vancouver, es desarrollar un enfoque que restaure la producción de insulina en respuesta a la comida en individuos con diabetes, eliminando la necesidad de las inyecciones de insulina y mejorando, al mismo tiempo, el control de los niveles de azúcar en sangre.

Pretenden lograrlo induciendo a células específicas del intestino para que asuman la producción de insulina.

El equipo ha demostrado previamente que es posible inducir las células K del intestino con el gen de la insulina para producir esta sustancia en respuesta a la ingestión de alimentos, en un patrón comparable a la producción normal de insulina llevada a cabo por el páncreas.

Para trasladar esta tecnología a un uso clínico, el equipo desarrolló un novedoso método de administración del gen de la insulina a las células K del intestino utilizando nanopartículas. Estas nanopartículas contienen un componente llamado chitosán que protege al gen de la insulina mientras está en el intestino, así como a la integrasa para insertar el gen de la insulina en las células intestinales del paciente.

Se espera que la administración de genes por medio de estas nanopartículas sea más segura y menos inmunógena que la mayoría de los agentes basados en virus utilizados habitualmente. En la prueba preclínica presentada en este congreso, una sola administración de nanopartículas indujo la producción de insulina durante más de 130 días en las células receptoras. Es más, la producción de insulina respondía a las comidas.

Fuente: Nanowerk


One Response

  1. Edgar Fernando Rodríguez 5 años ago

Añadir Comentario