Investigadores del MIT diseñan unas superficies escalables con patrones a nanoescala que podrían mejorar la eficiencia en la desalinización y la generación de energía

Muchas
plantas industriales dependen de la condensación de vapor de agua en
placas metálicas: en las plantas de energía, el agua resultante se
devuelve, a continuación, a una caldera para vaporizarla de nuevo,
mientras que en las plantas de desalinización, produce un suministro
de agua limpia. La eficiencia de estas plantas depende, de manera
crucial, de la facilidad con que se pueden formar las gotas de agua
en estas placas de metal, o condensadores; y de la facilidad con que
se desprenden, dejando espacio para que se formen más gotas.

La
clave para mejorar la eficiencia de este tipo de plantas es aumentar
el coeficiente de transferencia de calor de los condensadores, medida
que indica la facilidad con que se puede transferir el calor fuera de
esas superficies, explica Nenad Miljkovic, estudiante de doctorado en
ingeniería mecánica del MIT. Como parte de la investigación para
su tesis, él y sus colegas han hecho precisamente eso: diseñar,
fabricar y probar una superficie recubierta con patrones
nanoestructurados que aumentan en gran medida el coeficiente de
transferencia de calor.

Los resultados de su trabajo se
han publicado
en la revista
Nano Letters.