Imanes nanoestructurados

Unos nuevos imanes con nanotecnología que podrían solucionar los problemas de escasez

Unos imanes más fuertes y más ligeros podrían llegar al mercado en los próximos años, dando lugar a motores de coches y turbinas de viento más eficientes. Los investigadores necesitan nuevos materiales debido a que los mejores imanes actuales utilizan unos metales escasos en la Tierra, cuyo suministro peligra a medida que la demanda aumenta.

Por ello, los investigadores están trabajando ahora en nuevos tipos de imanes nanoestructurados que utilicen menores cantidades de estos metales escasos que los imanes estándar. Quedan muchos obstáculos, pero GE Global Research espera contar con nuevos materiales para imanes en los próximos dos años.

Sin embargo, no está claro si los nuevos imanes llegarán al mercado antes de que la demanda de metales escasos supere a la oferta. El Ministerio de Energía (DOE) estadounidense prevé que la producción mundial de óxido de neodimio, un ingrediente clave en los imanes, ascenderá a 30.657 toneladas en el 2015. En uno de los escenarios previstos por el DOE, la demanda de dicho metal será ligeramente superior a esa cifra en el 2015. Los escenarios del DOE implican algunas conjeturas, pero la estimación más conservadora prevé que la demanda de neodimio exceda su suministro alrededor del 2020.

Los materiales nanocompuestos para imanes están hechos de nanopartículas de los metales presentes en las aleaciones magnéticas de hoy en día. Estos compuestos tienen, por ejemplo, nanopartículas de neodimio mezcladas con nanopartículas de hierro. Estas regiones nanoestructuradas en el imán interactúan de un modo tal que dan lugar a unas propiedades magnéticas superiores a las que se encuentran en las aleaciones magnéticas convencionales.

Fuente: Technology Review