El ojo humano da a los investigadores un diseño visionario para una nueva tecnología de lentes más naturales

Inspirándose en gran medida en la naturaleza, un equipo de investigadores ha creado una nueva lente artificial casi idéntica a la lente natural del ojo humano. Esta lente innovadora, que se compone de miles de capas poliméricas a nanoescala, podría algún día ofrecer un comportamiento más natural de las lentes implantables para sustituir a las lentes dañadas o enfermas del ojo humano, así como a los productos de visión de consumo; también podría conducir a una tecnología superior de vigilancia aérea y terrestre.

 Este trabajo, que el equipo de la Universidad Case Western Reserve, el Instituto Rose-Hulman de Tecnología, el Laboratorio de Investigación Naval de los EE.UU. y PolymerPlus describe e la revista de acceso libre de la Optical Society (OSA) Optics Express (“Optical properties of a bio-inspired gradient refractive index polymer lens“), también ofrece un enfoque de un nuevo material para la fabricación de lentes poliméricas sintéticas.

La tecnología fundamental que se encuentra tras esta nueva lente se llama óptica del gradiente de índice de refracción o “GRIN” (por sus siglas en inglés). En la tecnología GRIN la luz se dobla o refracta en grados variables a medida que pasa a través de una lente u otro material transparente. En contraste con las lentes tradicionales, como las presentes en los telescopios y los microscopios ópticos, que utilizan su forma de superficie o único índice de refracción para refractar la luz en un sentido u otro.

El nuevo enfoque del equipo de investigación fue seguir el ejemplo de la naturaleza y construir una lente apilando miles y miles de capas a nanoescala, cada una con propiedades ópticas ligeramente diferentes, para producir una lente que varía gradualmente su índice de refracción, ajustando las propiedades de refracción del polímero.

Fuente: http://www.nanowerk.com/news2/newsid=27415.php