El ácido bórico para aumentar la eficacia de los aceites de motor

Según un artículo publicado esta semana en nanowerk.com, la clave para salvar el medioambiente, mejorar nuestra economía y reducir nuestra dependencia de las importaciones de petróleo podría estar en el cajón de las medicinas del hogar.

Científicos del Argonne National Laboratory del Departamento de energía de los EEUU han empezado a combinar partículas infinitesimales de ácido bórico, conocidas en un principio como suave antiséptico y limpiador de ojos, con tradicionales aceites de motor, con el fin de mejorar su lubricidad y aumentar, por tanto, su eficacia energética.

Ali Erdemir, científico senior de la Energy Systems Division de Argonne, se ha pasado cerca de 20 años estudiando las propiedades lubricantes del ácido bórico. En 1991, recibió un “R&D 100 award”, el equivalente a los premios Oscar de la tecnología, por mostrar que las partículas microscópicas del ácido bórico podían reducir considerablemente la fricción entre las piezas de los motores de los automóviles.

Impulsado por la convicción de que podía convertir el ácido bórico en un lubricante aún mejor, Erdemir continuó la búsqueda de la última frontera: un material de fricción cero. Vislumbrando el potencial de la nanotecnología, Erdemir redujo el grosor de las láminas de ácido bórico hasta diez veces y se quedó asombrado con su comportamiento. A continuación, redujo el tamaño de las partículas a 50nm de diámetro, algo que resolvió una serie de antiguos problemas y abrió nuevas posibilidades.

En pruebas anteriores, su equipo había combinado unas partículas de ácido bórico de mayor tamaño con polialfaolefina pura, principal ingrediente en muchos aceites de motor sintéticos. Aunque estas partículas, mejoraron considerablemente la lubricidad del aceite puro, en unas semanas la gravedad había empezado a separar la mezcla. En cambio, utilizando partículas más pequeñas, Erdemir creó una suspensión estable de ácido bórico en aceite de motor.

En pruebas de laboratorio, estas nuevas suspensiones de ácido bórico han reducido hasta dos tercios la cantidad de energía liberada en forma de calor por la fricción. Las consecuencias en el ahorro de combustible no son difíciles de imaginar, señaló Erdemir. “Estamos hablando de una reducción en el consumo de combustible de alrededor de un 4% o un 5%”, añadió. “En un día se consumen millones de barriles de petróleo, por lo que si se pudiera reducir esa cifra aunque fuese tan solo un 1%, el impacto económico sería enorme”.

Según Erdemir, Argonne está negociando actualmente con fabricantes de lubricantes y materiales para llevar la tecnología del ácido bórico al mercado. Aunque estos nuevos aditivos todavía tienen que pasar una serie de pruebas medioambientales y de seguridad, es probable que estén disponibles en dos años.

Fuente: Nanowerk


Añadir Comentario