Combatir el colesterol con nanotecnología

Las partículas que transportan el colesterol a través del torrente sanguíneo se conocen popularmente como “malas” o “buenas”: son malas si depositan el colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos, pudiendo atascarlos; y buenas si llevan el colesterol hasta el hígado para su excreción.

Ahora, los científicos han creado unas partículas diminutas en el laboratorio que imitan a las buenas y recogen el colesterol antes de que se pueda acumular en peligrosos depósitos y forme placas. Las superficies de estas nuevas partículas están recubiertas de grasas y proteínas, por lo que se pueden enlazar perfectamente con el pegajoso colesterol y transportarlo a través del torrente sanguíneo.

Las partículas podrían, algún día, llegar a ser importantes para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, señaló el Dr. André Nel, jefe de la división de nanomedicina y director del Centro de implicaciones medioambientales de la nanotecnología en la Universidad de California, en Los Ángeles.

“Los investigadores han dotado a estas partículas artificiales con las mismas propiedades que tienen las partículas naturales que circulan en la sangre”, llamadas lipoproteínas de alta densidad o HDL, señaló. Estos vehículos artificiales pueden limpiar los sitios en los que, de lo contrario, las placas se podrían romper, provocando derrames cerebrales e infartos.

Fuente: Nanotechnology News