Aerogel con nanotubos de carbono

Los nanotubos de carbono (CNTs) han despertado la imaginación de muchos científicos e ingenieros como resultado de las propiedades de los tubos de forma individual (por ejemplo, conductividades térmicas y eléctricas muy altas, elevada rigidez, etc.). Sin embargo, a menudo se lían las cosas cuando se intenta trabajan con ellos de forma colectiva, como en compuestos. Las redes tridimensionales de nanotubos de carbono suelen estar hechas con un material de apoyo, como en compuestos poliméricos o dispersión líquida.

Aunque se han observado de forma transitoria redes de nanotubos de carbono en hornos con montones de materia prima de nanotubos, este enfoque no permite mucho control experimental sobre la red resultante. Un nuevo enfoque para fabricar redes de nanotubos de carbono son los aerogeles.

Los aerogeles son materiales novedosos por derecho propio: un material derivado de un gel en el que el componente líquido ha sido reemplazado por gas. El resultado es un sólido de densidad extremadamente baja. Desde el punto de vista microscópico, los aerogeles se componen de redes débiles de nanopartículas agrupadas. Estos materiales tienen a menudo propiedades únicas debido a su elevado ratio fuerza/peso y área de superficie/volumen. Hasta la fecha, la mayoría de los aerogeles están hechos de sílice o de polímeros orgánicos pirolizados. Fabricar los aerogeles con nanotubos de carbono ofrece oportunidades de mejora sobre las actuales tecnologías de los aerogeles de carbono en dispositivos como sensores, actuadores, electrodos o dispositivos termoeléctricos.

Fuente: Nanowerk