Virtualizador para paseos virtuales

Nuevo dispositivo que revolucionará los juegos de realidad virtual

Los dispositivos que se colocan en la cabeza y que muestran imágenes tridimensionales según la dirección en la que mira el usuario, permitiéndole perderse en mundos generados por ordenador, ya están disponibles comercialmente. Sin embargo, todavía no ha sido posible caminar por estas realidades virtuales, sin llegar en algún momento a encontrarse con las paredes reales de la habitación. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Viena ha construido un “Virtualizador”, que permite un paseo casi natural a través de espacios virtuales. El usuario se ata con un cinturón a un marco de apoyo y los pies se deslizan por una superficie de baja fricción. Unos sensores recogen estos movimientos e introducen los datos en el ordenador. El equipo espera que el Virtualizador llegue al mercado en el 2014.

En la digitalización del movimiento humano se han planteado varias ideas. Se pueden unir al cuerpo unos marcadores, que luego se rastrean con cámaras; así es cómo se logra capturar el movimiento para las películas de animación. Sin embargo, para esto se necesita un equipo caro y el usuario se encuentra confinado en un espacio relativamente pequeño. Los prototipos que utilizan cintas transportadoras todavía no han dado resultados satisfactorios.

Tuncay Cakmak, estudiante de la Universidad Técnica de Viena, tuvo una idea mucho mejor; cuando los pies se deslizan por una superficie de baja fricción suave, es posible realizar un movimiento de caminata casi natural sin cambiar de posición. Junto con otros estudiantes y el experto de realidad virtual Hannes Kaufmann (de la Universidad Tecnológica de Viena), desarrolló el “Virtualizador”.

En el marco de metal del Virtualizador, el usuario se mantiene en el sitio con un cinto. La placa de suelo liso contiene sensores que recogen cada paso. Las rotaciones del cuerpo las registra el cinturón. “Acostumbrarse a la baja fricción requiere un poco de práctica”, señala Tuncay Cakmak, “pero pronto se logra correr por la placa de sensores con bastante naturalidad”.

Fuente: Science Daily